Resumiendo

“La lengua tiene un valor simbólico enorme; lo que no se nombre no existe…” Eulalia Lledó.

 

A continuación, daremos de forma resumida algunas de las claves ya dadas junto con otras a las que hasta ahora no hemos hecho alusión. Son las siguientes:

  1. INVIERTE LA FRASE. Reconocer cuándo estamos siendo sexistas con la utilización del lenguaje es fácil. Invierte la frase colocando a los hombres donde pensabas colocar a las mujeres y viceversa. Si la frase pierde su significado y su sentido, es que estábamos utilizando un lenguaje sexista.

 

lenguaje-incluyente-genero

 

Como podemos ver aquí, la segunda frase parece incluso “ridícula” ya que no es a lo que nos hemos habituado. Sin embargo, siempre son usadas estas formaciones cuando se habla de las mujeres.

Por ejemplo, el hecho de que calificativos como “bella” o la descripción física de las mismas siempre esté presente en nuestra informaciones, es un ejemplo de sexismo ya que, al darle la vuelta, percibimos que lo que queremos decir se percibe de forma negativa cuando se invierte el sexo de la persona a quien hacemos alusión.

  • Evita el uso del género gramatical masculino como genérico e intenta nombrar siempre a mujeres y hombres de forma igualitaria.
  • Hacer uso de palabras neutras siempre que sea posible.
  • Si los cargos profesionales son ocupados por mujeres, no los nombres en masculino.
  • Emplea sustantivos colectivos como “personal”, “plantilla”…
  • Y, lo más importante, reflexiona sobre cómo tu forma de usar el lenguaje puede contribuir a la creación de una información más igualitaria.

Mar Gallego Espejito

Licenciada en Periodismo | Máster en Género, Identidad y Ciudadanía

Contenidos que te pueden interesar
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 400px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame