Los conceptos y el feminismo

Todas las categorías que hasta el momento hemos ido explicando, son necesarias. Pero hemos de ir más allá, porque todas ellas no han salido de la nada.

El feminismo, como corriente teórica y movimiento social ha ido analizando la realidad a partir de la cual ha creado todas estas categorías. A través de las mismas, se han estudiado y desmontado construcciones sociales que históricamente han oprimido a las mujeres, por el hecho de ser mujeres; además de a todas aquellas personas que por su orientación sexual o identidad sexual se separan de la norma.

Es por esto que, para tener una visión crítica y aplicar la perspectiva de género en la labor docente, hemos de conocer las razones por las cuales las mujeres (mayoritariamente) desde hace siglos reivindican una posición de igualdad con respecto a los hombres. 

 

El feminismo, es desacreditado por muchas personas como si fuera un movimiento de un grupo de mujeres que quieren “dominar el mundo” o, que se enfrentan a los hombres.

El feminismo, como corriente teórica, lleva más de un siglo reivindicando y analizando cómo las sociedades se han construido sin tener en cuenta a las mujeres, creándose situaciones de opresión y sumisión que llegan hasta nuestros días.

Los análisis que llevan a cabo los diferentes feminismos, trabajan sobre las construcciones de género que afectan tanto a las mujeres como a los hombres. Aunque, hay que puntualizar, que la estructura de poder es de lo masculino (referente) frente a lo femenino (alteridad), siendo las mujeres, como ya hemos apuntado, la parte más afectada.

 

El feminismo es un impertinente –como llama la Real Academia Española a todo aquello que molesta de palabra o de obra –. Es muy fácil hacer la prueba. Basta con mencionarlo. Se dice feminismo y cual palabra mágica, inmediatamente, nuestros interlocutores tuercen el gesto, muestran desagrado, se ponen a la defensiva o, directamente, comienza la refriega.

¿Por qué? Porque el feminismo cuestiona el orden establecido. Y el orden establecido está muy bien establecido para quienes lo establecieron, es decir, para quienes se benefician de él. (Varela 2008, 13)

 

 

 

La razón, por tanto, de esa discriminación y opresión a que se ven expuestas las mujeres está relacionada con que se ha creado un orden social, económico, político, cultural, etc., construido por y para "hombres", un orden patriarcal.

 

Para entender esto (y no entrar en la consabida guerra de sexos) es necesario el estudio de los feminismos y de los conceptos que estos proponen. Ya que ese conocimiento nos hará entender cosas como que, cuando decimos "hombre", nos referimos a ese género que ha sido construido como el referente, el que tiene el poder, el que es sinónimo de ser humano, el que es más racional, fuerte, etc., en definitiva "el hombre".

 

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Ana Valero Rey

Experta en estudios de género y perspectiva feminista

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame