Cómo afectan esas bases sociales en las aulas

¿Y si mi niño quiere ser una princesa? ¿Cómo lo acogería la familia, la sociedad, el mundo laboral?

Cortometraje: Mi vestido nuevo

 

La sociedad refuerza y justifica la fuerza de los niños, pero si esta fuerza se da en una niña se limita y castiga. Aquí está el problema, cuando las prácticas, los pensamientos y las emociones se dan fuera de los marcos preestablecidos se sanciona a la persona.

Estas condenas o represiones a lo largo de la historia han sido muchas y de maneras muy diversas (por ejemplo leyes que establecen la pena de muerte para personas homosexuales). Se dan no sólo a nivel legislativo sino también social. Si en la clase hay un niño que va vestido como una niña esto provocará risas, insultos, exclusiones, etc., “no es lo normal”.

De manera que, es momento de cuestionar las formas en que enseñamos y las herramientas que proporcionamos a las niñas y los niños para que puedan desarrollarse plenamente. Para lo cual, hemos de conocer qué pautas sociales resultan limitantes y cómo se construyen y se reproducen. Esto lo aprendemos analizando nuestra sociedad desde una perspectiva de género.

Si miramos la composición de nuestras aulas, la ocupación de los espacios, las pautas de comportamiento, la autoestima, las rutinas, entre otros aspectos, vemos que en la mayoría de los casos todo está dividido por razón de sexo.

¿Cómo se construye esto?

Lego

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Ana Valero Rey

Experta en estudios de género y perspectiva feminista

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame