El Cash Managment. Principios y objetivos

El cash managment implica pasar de una gestión estática de la tesorería a una gestión dinámica, separando la tesorería de la contabilidad de la empresa.

 

Cuando en una empresa hace referencia al término tesorería, no hay que limitarse a una visión estática, sino que hay que incorporar una factor dinámico asociado a la circulación del dinero o de los flujos de efectivo.

 

Hay que analizar la tesorería bajo una perspectiva dinámica y concretarla en un modelo de flujo de fondos para explicar su funcionamiento.

 

Este modelo representa los movimientos financieros que se producen entre los grupos de terceros con los que se relaciona la empresa (clientes, proveedores y entidades financieras).

 

El modelo considera la tesorería como un depósito de liquidez que se nutre de entradas o cobros, y da salida a flujos de pago. Una alteración en el funcionamiento de cualquiera de las partes se transmite al resto.

 

Si esta alteración supone un aumento del volumen de fondo de efectivo, el modelo lo acepta de forma espontánea, pero en el caso de una disminución fondos la situación puede poner en peligro el funcionamiento del ciclo de la empresa.

 

Respecto a la gestión activa de la tesorería hay que distinguir los siguientes principios y objetivos:

  • Los recursos líquidos tienen un coste de oportunidad: la inmovilización de fondos líquidos soporta un coste de oportunidad precedente de la rentabilidad que se puede obtener en otras inversiones que existen en el mercado. Las ganancias que se dejan de cobrar hoy por no disfrutar de efectivo, o las que se dejan de percibir por adelantar un pago, podrían afectar negativamente a la liquidez de la empresa. Por ello, el cash Management (CM) evalúa las cifras que se pueden cobrar antes o pagar después frente a los clientes o proveedores; y también identifica cuál es el coste o rentabilidad por cada euro adicional de financiación o inversión a corto plazo.
  • El concepto de fecha valor: se basa en que el día en que se realiza un cobro o pago no tienen por qué coincidir con el día en que efectivamente afecta al saldo en valor, es decir, saldo a efectos de cálculo de intereses por parte de las entidades financieras. El control de la valoración de las transacciones tiene que se exhaustivo para que no se produzcan descubiertos bancarios en cuenta y se puedan evitar gastos innecesarios.
  • El concepto de float: (tiempo de tránsito): cuando se remite un cheque a un proveedor se dice que se le ha pagado, pero hasta que el cheque no es adeudado por el banco en fecha valor se sigue disponiendo del dinero. El float es el plazo que separa dos fechas, una teórica de cobro o pago, y otra posterior real
  • Disponible cero: el CM, teniendo en cuenta el valor del dinero en el tiempo, favorece una convergencia hacia un disponible cero. Por ejemplo, si una empresa consigue plazos de pago cada vez mayores por parte de sus proveedores, puede disponer de una liquidez más reducida, e incluso nula, afrontando los pagos con cobros de la explotación.
¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame