Modificar las citas

Al respecto de lo dicho en la lección anterior, viene bien que conozcamos la herramientas previstas por las normas APA para hacer modificaciones a la citas textuales o incluso para omitir cuestiones que, en nuestro trabajo, o bien no tienen sentido o no nos vienen bien para exponer lo que deseamos.

Esto es así porque, como decimos, las citas deben enriquecer nuestros argumentos no hacer que se pierdan o generar confusiones en torno a los mismos. Veamos dos ejemplos de cómo podemos modificarlas:

En los casos en que necesitemos “modificar” una cita textual, debemos indicar la modificación realizada entre corchetes. Sobra decir que la modificación no debe eliminar el sentido que originariamente tenía el texto ya que cambiar lo que las autoras o autores dicen en su obra es tergiversar sus palabras. Por ello, cuando hablamos de “modificaciones” únicamente estamos haciendo

Modificar las citas

  • referencia a pequeños cambios que, sin alterar el sentido del texto que traemos a colación, harán que este sea entendido mejor en el contexto de nuestro trabajo. Puede tratarse de cambiar una palabra por una sinónima. Si bien aquí no recomendamos las modificaciones, pondremos un ejemplo de cómo hacerlas. Un ejemplo es el siguiente:

Esta cita, originariamente, decía “la noción” donde hemos introducido “el término”. Como vemos, la modificación no afecta al contenido de la cita. Simplemente hemos considerado que “el término” expresaba de forma más sencilla la idea (a nuestro parecer).

En los casos en los que no queramos introducir una cita textual de forma completa, debemos indicar los cortes colocando unos puntos suspensivos entre corchetes en el lugar de lo que suprimimos. Resta decir también aquí que los cortes deben hacerse sin que las frases pierdan conexión entre sí. Veamos un ejemplo:

Modificar las citas

Como vemos, hemos suprimido parte de la cita. Las partes suprimidas se sustituyen por el corchete y los puntos suspensivos.

Debemos decir aquí que no es necesario colocar este corchete cuando nos encontramos al final de la frase ya que, damos por hecho, que la cita continúa en la obra originaria.Únicamente lo usaremos cuando el corte se realiza al interior de la parte de la cita escogida. Asimismo, nos debemos fijar en que el punto final de una cita textual se coloca tras el paréntesis de la misma y no antes del mismo.

CLAVES DE LA LECCIÓN: No recomendamos hacer modificaciones a las citas textuales. En estos casos, es mejor que parafraseemos con nuestra propias palabras lo que la autora o el autor dice. Los cortes realizados al interior de las citas textuales serán señalados con puntos suspensivos entre corchetes.

Mar Gallego Espejito

Licenciada en Periodismo | Máster en Género, Identidad y Ciudadanía

Contenidos que te pueden interesar
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 400px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame