Traumatismos Óseos (Esguinces, Luxaciones y Fracturas)

Esguince: es el desgarro o separación momentánea de las superficies articulares, provocando la lesión o rotura total o parcial de los ligamentos articulares o de la capsula articular tras un movimiento forzado de la articulación.

 

Síntomas:

  • Dolor localizado en la articulación.
  • Inflamación de la articulación.
  • Enrojecimiento de la zona lesionada.
  • Perdida la función relativa al grado de lesión.

 

¿Cómo actuar?

  • Aplicar frío sobre la articulación.
  • Elevar la extremidad afectada.
  • Permanecer en reposo.
  • Inmovilizar la articulación

 

 

Luxación: desplazamiento de un extremo del hueso fuera de la cavidad articular o espacio que lo contiene, causando perdida de contacto entre los huesos que conformaban la articulación.

 

Síntomas:

Dolor localizado en la articulación, que aumenta si el paciente o alguien más intenta moverlo.

  • Rubor en la zona afectada.
  • Perdida de la función.
  • Imposibilidad de movimiento.
  • Inflamación en la zona de la lesión.
  • Hipersensibilidad de la zona afectada
  • Deformidad evidente.

 

¿Cómo actuar?

  • Aplicar frío sobre la zona lesionada.
  • Inmovilizar en la posición en la que se encuentre.
  • Elevación de la zona afectada (si es posible).
  • NO dar masajes.
  • JAMÁS intentar reducir una luxación.

 

 

Fracturas: es la pérdida total o parcial de la continuidad del tejido óseo.

 

Causas: Traumatismo directo.

 

Clasificación:

  • Fracturas cerradas: el hueso se rompe pero no sale por la piel, ya que ésta queda intacta.
  • Fracturas abiertas: el hueso sale y rompe la piel produciendo una herida abierta, lo cual implica hemorragia visible y posibles complicaciones.
  • Fisura: es una fractura leve donde el hueso sufre una fractura parcial sin que los bordes se separen totalmente.
  • Fractura en rama verde: esta se da principalmente en niños debido a que sus huesos todavía no están calcificados completamente, el hueso no llega a romperse por completo.

 

Síntomas:

  • Rubor en la zona de le lesión.
  • Dolor intenso.
  • Inflamación en la zona lesionada.
  • Lo zona de la lesión se encuentra caliente.
  • Deformidad de la zona.
  • Crepitación de la zona afectada.
  • Se pierde la función.

 

¿Cómo actuar?

  • NO mover la extremidad.
  • Aplicar frío en la zona afectada.
  • En caso de hemorragia se debe cohibir haciendo presión indirecta, además de cubrir la herida con una gasa, apósito o lienzo limpio.
  • Retirar objetos que aprieten (anillos, relojes, etc.).
  • Inmovilizar la articulación.
  • En fracturas abiertas cubrir la herida con gasas estériles o trapos muy limpios y mejor, humedecidos. No intentar introducir el hueso dentro de la extremidad. Contener la posible hemorragia.
  • Estar al pendiente del pulso y la coloración de los dedos. 

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame