Inflación (II)

 

Efectos de la inflación

 

La inflación afecta muy negativamente a la marcha de la economía:

-Perjudica a aquellas personas cuyas rentas suelen crecer menos que la inflación, como es el caso de los jubilados, los parados, etc.

-Beneficia a los deudores (el importe de sus deudas pierde valor) y perjudica a los acreedores.

-Genera incertidumbre, dificultando las inversiones: es muy difícil realizar con un mínimo de garantía previsiones a largo plazo de ingresos y gastos, ya que la variación de los precios puede echar por tierra todas las hipótesis.

-Los productos, al aumentar sus precios, pierden competitividad en el mercado exterior.

-Suele tener un impacto fiscal negativo: la inflación tiende a aumentar la carga tributaria.

Veamos un ejemplo: hace un año compramos un inmueble por 100.000 euros que ahora vale 110.000 euros (inflación del 10%). En realidad no hemos ganado nada (110.000 euros de ahora equivalen a 100.000 euro de hace un año), pero si lo vendiéramos por esta última cantidad a efectos de Hacienda habríamos obtenido un beneficio de 10.000 euros, por los que tendríamos que pagar impuestos.

 

Políticas contra la inflación

En la lucha contra la inflación se suelen aplicar políticas destinadas a enfriar la demanda, ya sean fiscales o monetarias, con el fin de tratar de aminorar su ritmo de crecimiento y disminuir las presiones alcistas sobre los precios.

También es importante controlar el crecimiento de la cantidad de dinero, ya que hemos visto que éste tiene un impacto decisivo sobre el incremento de los precios.

También va a ser fundamental convencer a sindicatos y empresarios para que moderen las subidas salariales.

 

En el aumento de los precios juega un papel fundamental las expectativas inflacionistas:

Si los sindicatos consideran que la inflación del próximo año va a ser del 10%, en las negociaciones de convenios colectivos solicitarán subidas como mínimo de ese importe. Este mecanismo contribuye a alimentar el propio proceso inflacionista.

Por ello, la credibilidad del gobierno es fundamental en la lucha contra la inflación:

Si el gobierno tiene un buen historial antiinflacionista, las estimaciones que realice sobre el crecimiento esperado de los precios gozarán de credibilidad, y los diferentes actores económicos (empresarios, trabajadores, sindicatos, etc.) tratarán de ajustar sus peticiones de subida a estas estimaciones.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame