¬ŅC√≥mo superar la Gula?

gula

Casi todos, algunas veces, recurrimos a la comida por alguna razón ajena a estar hambriento.

Reconocer qué nos incita a comer cuando nuestro cuerpo no necesita nutrición puede explicar el desconcierto del por qué la báscula no se mueve y baja de peso.

Examinar rigurosamente los hábitos alimenticios puede ayudarnos para ver si por alguna de las siguientes razones, nos revela porque no hemos podido bajar de peso.

 

Emociones a flor de piel:

En lugar de lidiar con los perturbadores sentimientos de ira, tristeza, estrés, aburrimiento o soledad, muchos recurrimos a la comida.

El comer como anestesia emocional constituye el 75% de la ingesta en exceso y de los fracasos al seguir dietas para adelgazar.

Cuando usamos la comida para consolarnos a costa de nuestro detrimento, es momento de enfrentar el lado emocional de la gula.

 

¿Qué podemos hacer?

Simplemente tomar conciencia de qué emociones nos incitan a comer de más.

 

Tratar de llevar un diario de comidas para determinar qué sentimientos nos acompañan a la despensa.

 

Una vez que logremos identificar un patrón de conducta, como tomar dulces para aliviar el estrés o los alimentos que nos provocan nostalgia, tendremos la oportunidad de responder a esos sentimientos con otra cosa que no sea comida.

 

Podemos sustituir la ansiedad de comer, jugando con el perro, leyendo un libro o llamar a un amigo.

Al encontrar una salida positiva a nuestras emociones negativas, no solo evitaremos los obstáculos que hemos creado inconscientemente para adelgazar, sino que también realizaremos algo bueno que nos permitirá lograr nuestro objetivo.

 

Los malos hábitos dominan nuestra vida:

Abrimos el refrigerador cada vez que entramos a la cocina.

Comemos todo el día y casi nunca nos sentamos a la mesa para comer.

 

Dejamos limpio el plato.

Tomamos una bolsa de papitas para ver nuestro programa favorito frente al televisor.

 

Cuando se trata de comida, las malas conductas pueden llevarnos a arriesgar nuestra vida y en el peor de los casos o al menos resultar devastador para nuestro armario, closet o guardarropa.

 

¿Qué podemos hacer?

Identificar los hábitos que sabotean nuestra dieta al analizar nuestro diario de comidas.

Una vez determinadas las situaciones, horas del día o desencadenantes que nos incitan a comer, podemos dedicarnos a destruir las conexiones entre esos factores desencadenantes y los alimentos que consumimos.

Por ejemplo, en lugar de acudir regularmente a la máquina expendedora del trabajo por un refrigerio a media mañana, podemos traer unas galletas integrales de bajas calorías o una manzana.

Debemos establecer reglas, superar la gula significa no comer mientras estamos frente a la televisión.

Procurar no picar mientas se cocina, ni seguir comiendo luego de terminada la comida llevándonos a la boca “las sobras” de lo que quedó en las ollas.

Resignarnos a tener sobrepeso:

Iniciamos una dieta, la paramos, la retomamos y la volvemos a parar y parece que no podemos adelgazar.

 

¿Para qué molestarnos? pensamos.

 

Creer que sea inútil continuar puede ser nocivo, porque renunciar a perder algunas libras con frecuencia significa subirlas.

 

Mantener un peso estable, hasta uno demasiado alto, requiere esfuerzo en la mayoría de las personas.

 

Mientras mayor sea la desviación de nuestro peso ideal, peores serán las consecuencias para nuestra salud, la autoestima o la motivación para retomar la decisión de adelgazar.

 

Tenemos que ser realistas y no pretender bajar demasiado peso rápidamente.

Lo que nos llevamos en acumular durante 10 años, no desaparecerá de la noche a la mañana, ni para la siguiente temporada de moda, si recién acabamos de comenzar hoy.

 

Tampoco creamos que con eliminar las patatas fritas de una alimentación basada casi exclusivamente en comida basura tendrá un gran impacto.

 

 

Contenidos que te pueden interesar
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 400px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame