Inspección visual

Situamos contexto:

Hemos acomodado al/a la cliente/a en el sillón de pedicura, le pedimos que se descalce e introduzca los pies en la cubeta de agua jabonosa que previamente hemos preparado. Es importante una recopilación de datos del/de la cliente/a, si es necesario le haremos una ficha de cliente/a, ya que no recordaremos mucha información sobre él/ella cuando nuestro negocio crezca: enfermedades que padezca o haya padecido, intervenciones quirúrgicas, medicación si la toma, asiduidad en realizarse la pedicura, etc; todo lo que creamos importante lo iremos anotando en una conversación cálida y fluida mientras los pies se van remojando y ablandando.

Este tiempo nos servirá para una inspección visual inicial: si existen heridas o úlceras, si existen callos o durezas, uñas onduladas o enterradas, etc., e iremos anotando para hacer una valoración de lo que vemos, para luego tomar decisiones y ejecutar el trabajo a desempeñar.

Si apreciamos cualquier tipo de anomalía que no entra dentro de nuestro desempeño como pedicurista, lo informaremos y actuaremos en consecuencia.

ulceras

 

Como ejemplo, esta foto nos muestra úlceras por mala circulación o diabetes, durezas amarillentas y piel color morada, por tanto no entra dentro de nuestro desempeño tratar éste tipo de pies, se recomendará acudir a su médico o a una consulta de podología (médico especialista en enfermedades de los pies).

El pedicurista siempre realizará su trabajo en pies sanos.
 

CRISTINA RODRIGUEZ DE QUESADA SEQUIEL

Técnico en Estética

Contenidos que te pueden interesar
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 400px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame