Partidas de Gastos

El funcionamiento de las partidas de gastos es el siguiente:

Si se pagan al contado:

Cuenta de gastos a Caja



Si el pago queda aplazado:

Cuenta de gastos a Otros acreedores



Los asientos anteriores se refieren exclusivamente a partidas de gastos que conllevan un pago efectivo de dinero (bien al contado, bien a plazo), como puede ser el coste de la plantilla, el gasto de electricidad y teléfono, gastos financieros, etc.
 

No obstante, existen partidas de gastos que no conllevan pago de dinero; por ejemplo, si un camión de la empresa sufre un accidente que no cubre el seguro, se origina un gasto para la empresa, sin que se haya producido una salida de dinero.

El asiento en el Libro Diario en este caso sería:

Cuenta de gastos a Inmovilizado



Lo que sí se puede observar, es que cualquier cuenta de gastos se incrementa con apuntes en el "debe" del Libro Diario.

Cuando se cierra el ejercicio, los saldos de las distintas cuentas de gastos (que calcularemos acudiendo al Libro Mayor) se llevan a la cuenta de "pérdidas y ganancias".

 

Pérdidas y Ganancias a Cuentas de gastos



Con este apunte de cierre, todas las cuentas de gastos quedan a cero, ya que su saldo se traspasa en su totalidad a "pérdidas y ganancias" (ya hemos visto que esto mismo ocurre con todas las cuentas de ingresos).


Ejemplo:

Imaginemos que el único gasto para una empresa es el pago de sus empleados, que asciende a 1.000.000 pesetas y que se paga al contado.

Esto origina el siguiente asiento en el Libro Diario:

1.000.000 Gastos de personal a Caja 1.000.000



Al cierre del ejercicio, acudiremos al Libro Mayor de esta cuenta de "gastos de personal" y veremos cual es su saldo:

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame