Las transacciones comerciales: las letras de cambio

En la lección número 18 vimos que las compras y ventas de nuestro negocio se podían realizar a crédito. Es decir, creando un derecho de cobro o una obligación de pago, y trasladando la entrada o salida real de dinero a un futuro próximo (1 mes, 2 meses, etc…).

Esta forma de operar es muy común en los negocios y por ello surge lo que llamamos letra de cambio.

La letra de cambio es un documento mercantil por el que una entidad (persona física o jurídica) (librador) ordena a otra (librado) que pague una cantidad a favor de un tercero (tenedor o tomador), en una fecha determinada (vencimiento).

  • El librador es la persona que emite la letra. Si surge de una relación comercial el librador es el vendedor (debe firmarla).
  • El librado es la persona que en condiciones normales paga la letra. Siguiendo el ejemplo anterior seria el comprador. El librado para quedar comprometido a pagar la letra tiene que aceptarla. La aceptación es un reconocimiento formal de la deuda, hace exigible la letra a cobrar o a pagar.
  • El tenedor o tomador es la entidad a quien se ha de efectuar el pago, es decir, quien cobra en nombre del librador (intermediario financiero).
 
Vayamos con un ejemplo de una operación de venta de mercancías: supongamos que una empresa vende mercancías a crédito por importe de 15.000 €. Realizaríamos el siguiente asiento:
 
DEBE Fecha HABER
Importe Cuenta a Cuenta Importe
15.000 € Clientes Venta de Mercaderías 15.000 €
 

La empresa que realiza la venta (librador) decide en acuerdo con el cliente (librado), emitir una letra de cambio por el importe de la venta. Por ello el compromiso de la venta se va a reflejar en un documento mercantil llamado letra de cambio, esto hace que el compromiso de cobro varíe contablemente, que desaparezca el compromiso de cobro simple, trasladándose dicho compromiso en una letra de cambio. Esto supone un hecho contable en el que actúan dos cuentas, por un lado la cuenta de clientes (que disminuye al trasladarse el compromiso de cobro a una letra de cambio) y por el otro lado la cuenta que llamaremos "clientes efectos comerciales a cobrar", que es el compromiso de cobro de la letra de cambio (que al representar un derecho de cobro es de activo y aumenta). El asiento sería el siguiente:
 

DEBE Fecha HABER
Importe Cuenta a Cuenta Importe
15.000€ Clientes efectos comerciales a cobrar  Clientes       15.000€


Comparando los dos asientos anteriores obsérvese que la cuenta de clientes desaparece (tiene saldo cero). Lo vemos en el Libro Mayor de dicha cuenta:

DEBE Clientes (Activo) HABER
15.000 €   15.000 €

DEBE=HABER --> SALDO= 0 (DESAPARECE LA CUENTA CLIENTES)

A su vez, aparece en nuestra contabilidad la nueva cuenta denominada clientes efectos comerciales a cobrar.

Al vencimiento cobramos la letra y se ingresa su importe en nuestra cuenta corriente:

DEBE Fecha HABER
Importe Cuenta a Cuenta Importe
15.000€ Bancos Clientes efectos comerciales a cobrar 15.000€


Tras el apunte anterior vemos que el saldo de la cuenta clientes efectos comerciales a cobrar tiene saldo cero y por lo tanto desaparece el derecho de cobro de la letra de cambio, ya que el mismo se ha efectuado y se ha ingresado en el Banco. El mayor de dicha cuenta quedaría así:

DEBE Clientes ef. com. a cobrar (Activo) HABER
15.000 €   15.000 €


Saldo = Debe - Haber= 15.000 -15.000 = 0

 

 

Vayamos ahora con un ejemplo de una operación de compra de mercancías: supongamos que una empresa compra mercancías a crédito por importe de 6.000 €. Realizaríamos el siguiente asiento:

DEBE Fecha HABER
Importe Cuenta a Cuenta Importe
6.000 € Compra de mercaderías Proveedores 6.000 €


La empresa que realiza la compra (librado) decide en acuerdo con el proveedor (librador), de que éste último emita una letra de cambio por el importe de la compra. Por ello el compromiso de la misma se va a reflejar en un documento mercantil llamado letra de cambio, esto hace que el compromiso de pago varíe contablemente, que desaparezca el compromiso de pago simple, trasladándose dicho compromiso en una letra de cambio. Esto supone un hecho contable en el que actúan dos cuentas, por un lado la cuenta de proveedores (que disminuye al trasladarse el compromiso de pago a una letra de cambio) y la cuenta que llamaremos "proveedores efectos comerciales a pagar", que es el compromiso de pago de la letra de cambio (que al representar una obligación de pago es de pasivo y aumenta). El asiento sería el siguiente:

DEBE Fecha HABER
Importe Cuenta a Cuenta Importe
6.000 € Proveedores Proveedores efectos comerciales a pagar 6.000 €


Comparando los dos asientos anteriores obsérvese que la cuenta de proveedores desaparece, apareciendo en nuestra contabilidad la nueva cuenta denominada "proveedores efectos comerciales a pagar".

Al vencimiento pagamos la letra y se carga su importe en nuestra cuenta corriente:

DEBE Fecha HABER
Importe Cuenta a Cuenta Importe
6.000 € Proveedores efectos comerciales a pagar

Bancos

6.000 €


Con el apunte anterior desaparece la cuenta proveedores efectos comerciales a pagar.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Juan José Pichaco Benítez

Máster en Contabilidad y Auditoría de Cuentas / Licenciado en Administración y Dirección de Empresas

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame