Las masas patrimoniales: El pasivo

Llamamos contablemente Pasivo a obligaciones actuales con terceros surgidas como consecuencia de sucesos pasados, para cuya extinción la empresa espera desprenderse de recursos que puedan producir beneficios o rendimientos económicos en el futuro.

Partiendo de la ecuación de la lección anterior:

Activo - Obligaciones = Patrimonio Neto

Obtenemos que, si hemos dicho en el concepto de Pasivo que el mismo está compuesto por obligaciones de la empresa, podemos resumir la anterior ecuación a la siguiente:

Activo - Pasivo = Patrimonio Neto

 

A continuación vamos a ver una serie de ejemplos de pasivos de una empresa:

  1. Una deuda con el proveedor: supone una obligación para la empresa pagarle a su proveedor y para ello tendrá que desprenderse de recursos (dinero), por ello es un pasivo de la misma.
  2. Un préstamo concedido: dicho préstamo supone la obligación de devolverlo mes a mes. Para ello la empresa tendrá que desprenderse de recursos (dinero), por ello es un pasivo de la misma.
  3. Una deuda con Hacienda: al igual que la deuda con el proveedor, supone una obligación para la empresa pagar a la Administración. Para ello tendrá que desprenderse de recursos (dinero), por ello es un pasivo de la misma.
     
¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Juan José Pichaco Benítez

Máster en Contabilidad y Auditoría de Cuentas / Licenciado en Administración y Dirección de Empresas

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame