Introducción: ¿Qué es la contabilidad de costes?

La contabilidad de coste es una rama de la contabilidad que analiza cómo se distribuyen los costes y los ingresos que genera una empresa entre:

Los diversos productos que fabrica / comercializa o los servicios que ofrece.

Entre sus diferentes departamentos de la empresa.

Entre sus clientes.

Con ello, trata de ver cual es el coste de cada producto, de cada departamento, de cada cliente, y ver que rentabilidad obtiene de cada uno de ellos.

Veamos un ejemplo: supongamos una empresa juguetera que fabrica diversos productos.

La contabilidad general nos permite conocer a cuanto ascienden los gastos de personal, de materia prima, de suministros, de amortizaciones, etc., y a cuanto ascienden los ingresos totales.

La contabilidad de costes, en cambio, nos dirá cuanto le cuesta a la empresa fabricar cada tipo de juguete; de ese coste, que parte corresponde a consumo de materia prima, que parte a mano de obra, que parte a amortización de maquinaria, etc.

También nos permite saber que margen obtiene la empresa de cada tipo de juguete, cuales son los más rentables y en cuales pierde dinero.

Además, nos dirá como se distribuyen los gastos de la empresa entre los diversos departamentos (compras, producción, ventas, administración, etc.).

En definitiva, mientras que la contabilidad general analiza la empresa en su conjunto, la contabilidad de coste permite analizar en profundidad los ingresos que se han generado y los costes que se han producido.

La contabilidad de costes permite:

Conocer en que costes incurre la empresa en cada fase de elaboración de sus productos.

Valorar las existencias de productos en curso, semiterminados y terminados (en función de los costes en los que hasta ese momento hayan generado).

Detectar posibles actividades, productos o clientes en los que la empresa pierde dinero.

Fijar los precios de venta conociendo que margen obtiene en cada producto.

La información que elabora la contabilidad general (balance, cuenta de resultados, estados y origen de aplicación de fondos, etc.) va destinada tanto a la propia empresa como a agentes externos (accionistas, Hacienda, Registro Mercantil, entidades financieras, etc.), mientras que la información que genera la contabilidad de costes va dirigida únicamente a los órganos internos de la empresa.

Sus destinatarios son la dirección de la empresa y los responsables de los distintos departamentos con vista a que puedan conocer en profundidad cómo evolucionan los diversos costes e ingresos, en qué medida se apartan de los presupuestos, asÍ como los motivos de estas desviaciones, cuales son las actividades rentables y en cuales se pierde dinero, etc.

Mientras que la contabilidad general tiene unas normas y criterios muy determinados, que son de obligado cumplimiento para todas las empresas, en la contabilidad de costes cada entidad tiene plena libertad para establecer aquel sistema que mejor se adapte a sus necesidades (de hecho, muchas empresas no aplican ningún sistema de contabilidad de costes).

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame