La cultura axiológica deportiva. Su importancia en la preparación del atleta de alto rendimiento

La persona humana es ante todo un ser racional, afectivo y social, de modo que sobre su figura priman las relaciones sociológicas fundamentales que vienen dadas por la interacción existente entre el Ser Social y la Conciencia Social. Si el aspecto ontológico conlleva su existencia como realidad de un ser viviente racional, único e irrepetible, el elemento sociológico imprime a ese ser su voluntad, libertad e identidad personal que se desarrolla en el espacio y el tiempo de una determinada cultura. La cultura de la humanidad está signada de innumerables factores de índole material y espiritual. En este sentido la esfera de la Actividad física y el Deporte, como parte de la humanidad, tiene sus mismos códigos.

 

Uno de esos códigos es precisamente la cultura axiológica deportiva la cual se define como el conjunto de conocimientos, habilidades actitudes y valores que el atleta de alto rendimiento aprende como resultado de diversos contextos, entre los que se encuentra la academia escolar y deportiva, el escenario comunitario, familiar y propio de la realidad deportiva donde se desenvuelve, vista como un todo mediante los diferentes procesos que desarrolla y en los cuales se complementan las posiciones, enfoques y perspectivas relacionadas no sólo con el tratamiento de los elementos socioculturales en su sentido más estricto, sino también en todo lo que tiene que ver con la preparación integral del atleta. Como explicaba el sabio griego Aristóteles cuando acotaba: "No se enseña ética para saber qué es la virtud, sino para ser virtuosos", entonces no se tiene y se necesita la cultura axiológica deportiva para saber que es este concepto un tanto abstracto e impreciso, sino para ser íntegros.

 

La sociedad en general y el hombre en particular, son el prototipo de lo propiamente social y humano y el deporte como parte integral de ello, y en específico cada atleta es la coasociación dialéctica entre la cultura como conjunto de elementos (objetivos, sentimientos, necesidades, fines, intereses, puntos de vista, costumbres, reglas e ideas) y los aspectos axiológicos de la actividad física y deportiva (éticos, estéticos, morales) creados por la inteligencia del hombre en su desarrollo lo cual estructura esos componentes humano y social. El ser humano nace con los presupuestos que lo pueden convertir en ser social. Sin embargo, dichos elementos no son instintivos, sino que la sociedad, mediante sus diferentes entidades, tiene que proporcionárselos de lo cual se encarga entonces la educación, el deporte, entre otros, y que se constituyen en la mejor herencia que puede proveer la familia y la sociedad en general a sus nuevas generaciones.

Hoy día, se ha convertido en una práctica, la imposibilidad de hacer coincidir el ser con el deber ser. El apremio de los nuevos tiempos en la vida cotidiana actual, ha hecho caso omiso, ha olvidado, relegado o simplemente ha echado a un lado, los preceptos más importantes que constituyeron la base de la convivencia social y personal de nuestros antecesores en padres y abuelos, los cuales sin contar con ese elevado nivel de instrucción, supieron proteger los fundamentos de la ética. El giro hacia esas raíces, pero desde una impronta completamente nueva, no es una regresión, sino precisamente la base de la cultura axiológica deportiva, la cual establece como principio de los modos de actuación tanto de atletas como de entrenadores, la preservación de la unidad y la diversidad en el deporte, lo cual quiere explicitar que cada atleta es uno, pero que actúa, en marco de un colectivo, al cual se debe, en este sentido, la familia, la escuela, la comunidad deportiva en la cual se forma, el pueblo, la nación y la sociedad en general. Dotar a los entrenadores y funcionarios de los equipos deportivos, así como a los atletas, de algunas de las herramientas culturales y axiológicas que se han ido concibiendo en aras del mejoramiento humano y conductual desde la óptica de la cultura axiológica deportiva, es uno de los objetivos fundamentales de este curso.

atleta

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Lazaro Raul Acosta González

Doctor en Ciencias Filosóficas por la Universidad de La Habana

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame