Ser consciente de uno/a mismo/a

Un buen coach debe ser consciente de sí mismo para poder registrar cuidadosamente sus propias reacciones, tanto emocionales como racionales; que pueden interferir con la objetividad y la imparcialidad tan indispensables en su labor. La historia psicológica personal que tenga el coach, así como sus prejuicios podrán influir lógicamente en la manera de comunicarnos.

coaching

 

El coach debe dejar de lado sus problemas y tratar de adentrarse en lo que denominamos “mapa” del cliente, para no dejarse llevar por sus sentimientos y emociones.

Al ser conscientes, nos damos cuenta de que depositamos como coaches la atención total en nuestro cliente, y en consecuencia dejamos de lado nuestros problemas.

Esto es importante, puesto que los coaches somos humanos y hemos podido sufrir un día complicado que a su vez pudiera transmitirse en el momento de la sesión con el cliente.

El hecho de ser conscientes de uno mismo nos permitirá ser mejores coaches, e incluso nos distanciará positivamente con respecto a otros profesionales del coaching.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame