Emocionando al cerebro

 

 

CONECTANDO CON LAS EMOCIONES

 Emocionando al cerebro

Para aprender es necesario captar la atención y también un buen estado emocional, ya que recordamos principalmente lo eventos asociados a circunstancias de alegría, tristeza, dolor, enfado, etc.

Si se ha pasado el filtro SARA, toca que esta información sensorial pase a través del sistema límbico, donde se encuentra la amígdala, que evalúa si eso que ha filtrado SARA beneficia o no a la supervivencia, o si es neutro.

Si la amígdala lo evalúa positivamente, se da el “camino corto”, en el cerebro reaccionará con conductas de acercamiento. Si la evaluación es negativa, la reacción es de huida.

Cuando la evaluación es neutra se puede activar el “camino largo”, enviando la información al tálamo y luego a la corteza cerebral donde se analiza más profundamente y de esta manera se puede obtener una evaluación con mayor precisión.

En los estados emocionales, se liberan neuromoduladores como la acetilcolina ( máxima atención), dopamina, noradrenalina y también hormonas esteroides, como el cortisol.

Es importante ofrecer a nuestro/as alumno/as un ambiente en el que se sientan seguros y tranquilos, en el que encuentren elementos conocidos y haya ausencia de peligro (cuando estamos relajados, nuestro organismo segrega serotonina). Una aula limpia y ordenada será la base para crear este ambiente.

Una razón por la que los alumnos no se sienten motivados en la escuela (además de seguir usando modelos del silo XIX) es que en ella se da más importancia a los contenidos curriculares que a lo que los intereses del alumnado.

El educador debe mediar entre los intereses de lo/as alumno/as y las exigencias del currículum.

Las investigaciones actuales nos hablan de la relación que existe entre el rendimiento académico y el cerebro límbico.

En el proceso de aprendizaje, lo que abre el camino para aprender es la emoción, ya que a través de ésta, se despierta en las personas la curiosidad, el interés y adquieren gusto por el conocimiento.

Nuestros alumnos prestarán más atención, aprenderán y memorizarán más aquellos temas que les interesan, que puedan asociar con situaciones personales y con los que se puedan identificar.

 

Comparando la docencia con la publicidad

Tanto lo/as docentes como los publicistas tenemos un público al que queremos llegar y observamos que la publicidad comunica de manera muy eficaz.

La gran diferencia es que lo/as docentes han aprendido a poner como centro de su trabajo a los contenidos, mientras que la publicidad pone como centro de su trabajo a las personas y conocen la importancia de las emociones para que el/la cliente se decida a comprar y para ello se esmeran en conseguir una ilusión alrededor del producto.

Para conseguir el interés de nuestros alumnos, es necesario que  (como los publicistas) apuntemos a las emociones, ya que el interés por el tema presentado es proporcional a la atención que se le brinda.

Para educar es necesario seducir.

(Educar y seducir tienen la misma raíz etimológica: e- ducere y se-ducere).

Nuestro mayor reto como educadores es conectar la emoción con la razón porque sin motivación no hay aprendizaje.

Además, debemos usar un lenguaje adecuado y adaptar los conocimientos al nivel de nuestro público.

Y tú, como educador/a ¿Conoces los intereses de tus alumno/as?

 

               La educación es sobre todo la educación del deseo.

               (Aristóteles)

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Carmen Kauss Velarde

Maestra de educación infantil

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame