Un rincón tranquilo

Dentro del salón es muy recomendable, quizás imprescindible, ubicar una zona de relax, un lugar tranquilo donde podamos relajarnos tras la intensa jornada laboral.

Debe ser acogedor, que deseemos estar el tiempo que necesitemos para desconectar, muchas personas tienen salones espectaculares, con un estilo muy sofisticado en los que no agrada estar más de unos minutos, lo que pretenden es exhibir sus viviendas, no hagamos esto, se trata de hacerlo confortable, decorarlo a nuestro modo de vida, como venimos aconsejando a lo largo de este recorrido.

 

salón clasico amarillo
 

Para poder tener nuestro rincón, necesitamos que no sea un lugar muy recargado, a poder ser, con luz natural para el día, para la noche luz tenue, que invite a la relajación y reflexión, es primordial un sillón o sofás confortables, si es con reposapiés mejor, así permite una buena circulación sanguínea.

 

chimenea decorada   salón con chimenea

 

Para completar la estancia, dos cosas, una alfombra, que cubra toda la zona, en las noches de invierno se agradecerá enormemente y finalmente una mesa auxiliar, existen multitud en el mercado, os recomiendo una abatible, podremos optar por tener una comida o cena formal en la mesa principal o una informal en esta otra.

 

comedor alfombra animal

salón blanco y negro

 

Los colores que metamos en el salón serán muy particulares, según el dicho, “en el gusto, los colores”, debemos ser coherentes con lo que vamos a poner, lo mejor es tener en el mobiliario tonos neutros para poder jugar con colorido en telas, cojines, alfombras y paredes.

Una buena opción es en el suelo colores ocre, marrones claros u oscuros, si es madera mejor, claro que dependiendo donde se viva se elegirá un material u otro, para las zonas frías, tarimas, moquetas, aunque este último, a mi parecer es un material muy confortable pero costoso en limpieza; Para zonas cálidas cerámicos, piedra natural...

De cada uno de los materiales, existen números tipos, tamaños, colores…

 

suelo madera   tarima

mosaico  porcelanico  porcelanico madera

 

Los colores de las paredes, deben ser en torno a dos paletas de color, neutros y cálidos, invitan a la serenidad, creando un ambiente apacible.

Dentro de los neutros el color estrella que tenemos es el blanco roto, con un ligero tono, es muy fácil de utilizar y por supuesto, éxito seguro en el salón.

Si lo que nos gustan son los colores, elegiremos la gama de los cálidos, pero siempre en sus tonos bajos, así no saturaremos el ambiente, podemos poner arenas, cremas, tierras…

 

butaca blanca  butaca beige

salón con chimenea 3d

Mónica Sánchez Gómez

Arquitecta de interiores y Diseñadora 3D

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame