Torre y peón contra torre (4)

(24) Finales de Torres
Torre y peón contra torre
(Guillermo Gutiérrez)

Ajedrez

El estudio de los ejemplos antes vistos permite conocer unos factores que juegan un papel importante en la lucha de los finales de torres: 
1) la posición activa del rey; 
2) la posición activa de la torre; y 
3) la conservación de la efectividad distanciada de la torre.

Los mismos ejemplos permiten asimismo extraer algunas conclusiones muy útiles para la asimilación de los métodos de lucha en los finales en que el rey tenga el paso cortado (generalmente una columna dominada por una torre contraria):


1) Si el peón del bando fuerte ha alcanzado la penúltima horizontal y el rey contrario tiene el paso cortado, la salvación sólo puede estar en un ataque lateral de torre.

2) Para que el ataque lateral de torre pueda tener éxito, ha de existir el espacio suficiente, por lo menos una separación de tres casillas entre la torre y el peón. 

3) Por el éxito del ataque lateral es importante que el rey del bando fuerte no disponga de cubierta o protección, además de una mala situación de la torre, y, a propósito, para entendernos mejor, y referido a la idea del efecto lejano u operación a distancia de las torres, vamos a introducir los sencillos términos "lado corto" y "lado largo".

Para un peón blanco en d7, el lado largo es el de la derecha, y el corto es el de la izquierda.

Para que el ataque lateral pueda tener éxito, la torre negra tiene que estar en el límite del lado largo, o sea, en este caso, en la columna "h" y el rey negro, en la casilla b7 del lado corto.

Para un rey negro es f8 y el peón del mismo color en f7, el rey blanco tiene que estar en h2, mientras que su torre puede estar indiferentemente en las columnas "a" o "b". Si la torre del bando fuerte tiene una posición pasiva, como excepción al punto 1 antes descrito, se pueden alcanzar las tablas sin utilizar el ataque lateral.

En el siguiente ejemplo, el monarca negro se encuentra muy alejado de c8, mientras el blanco presenta una posición activa.

Pero la torre blanca no tiene jugada razonable, y lo que es más importante, el rey blanco no tiene protección contra los jaques de la torre negra. Por ello, ante  1.Rd6 (la torre blanca no puede moverse) se continúa con  1...Td1+ 2.Rc6 Tc1+ 3.Rb6 Tb1+ 4.Ra6 Tc1 5.Rb7 Tb1+ 6.Ra8 Tc1= y resulta que las blancas no pueden poner en juego la torre sin perder el peón por lo tanto la partida será tablas.

Torre y peón contra torre (4)
¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame