Finales de dama. Ejemplo práctico II

(48) Finales de damas
Rubinstein contra Capablanca, 1914

(Guillermo Gutiérrez)

ajedrez

En los finales de damas, los peones pasados son de vital importancia. Está claro que un peón libre apoyado por la dama supone una fuerza con la que hay que contar, y más de una vez se pueden sacrificar peones para crear un peón pasado y salvar lo que de otra manera sería una posición totalmente perdida.

La posición de análisis mostrada nos ilustra este tipo de imaginativa defensa. La posición ha sido retomada de una partida disputada entre A. Rubinstein contra José Raúl Capablanca en 1914.

Las blancas tienen un peón de ventaja y su dama está más activamente emplazada. La dama negra se encuentra atada, por el contrario, a la defensa de los peones del flanco de dama. Si las negras se defienden pasivamente, las blancas avanzarán su mayoría de peones y pronto obtendrán una posición ganadora. ¿Qué pueden hacer las negras? Su peón de c5 se encuentra atacado y tras 1...c4, a3, su dama negra estaría permanentemente sujeta a la protección del peón a6.

No cambiaría mucho la situación jugando con 1...dc8, ya que la dama todavía estaría encadenada a una defensa pasiva. 

El campeón del mundo, José Raúl Capablanca encontró otro camino para crear excelentes contrachances. Veamos: 1...b4! con el propósito de crear un peón pasado tan rápido como sea posible. 2.Dxc5 y ahora, a pesar de sus dos peones de más, las blancas no tienen forma de utilizar su ventaja.

La partida prosigue así: 2...bxc3 3.Dxc3 Db1+ 4.Rh2 Dxa2 Y ahora pueden ver los resultados del juego negro en el flanco de dama. Ha creado un peón pasado con a6 que crea amenazas de coronación.

Por otra parte, después de lo cual tiene que comenzar su propia acción en el flanco de rey. Sus oportunidades de ganar se han esfumado. 5.Dc8+ Rh7 6.Df5+ g6 (Por supuesto que también era posible  6...Rg8 pero la del texto gana un importante tiempo, incluso a costa de debilitar ligeramente su flanco de rey) 7.Df6 a5 8.g4 a4 9.h5 gxh5! (en apariencia es débil jugar  9...a3 por la respuesta  10.h6! Rxh6? (pero se consiguen tablas con  10...Db2! 11.Dxf7+ Rxh6 12.Df8+ Rh7 13.De7+ Rh8 14.Df8+ Rh7 15.De7+ Rh8= tablas11.Dh8+ Rg5 12.Rg3+- con ventaja de las blancas) 10.Df5+ Rubinstein decide no jugar con fuego y se va por la línea más segura.  (También se puede continuar con  10.gxh5 De6! 11.Dd4 que terminaría en tablas luego de  11...Df5 12.Dxa4 Dxf2+ 13.Rh3= y tablas) 10...Rg7 11.Dg5+ Rh7 (o bien  11...Rf8 12.Dd8+= tablas) 12.Dxh5+ Rg7 13.Dg5+ Rh7= Y las negras no pueden escapar al jaque perpetuo, y las blancas no tienen nada mejor que hacer tablas.

En los finales de damas, como hemos dicho, los peones pasados son más importantes que las consideraciones materiales.

Podría pensarse que los finales puramente teóricos tienen poca aplicación al juego práctico, pero este será difícilmente el caso en los finales de damas, muchos de los cuales surgen tras promociones de peón por ambos bandos.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame