Los mejores cursos GRATIS © AulaFacil.com
  • [Entrada Profesores]
  • Certificaciones
  • [Mi AulaFácil]
lunes, 20 agosto 2018 español
Síguenos
Publica tu curso
¿Cómo Funciona AulaFácil?

Equilibrio en la posición y su alteración

Pachman denomina así a la situación en la cual al juzgar una posición se debe tomar en cuenta lo que determina el carácter estratégico de la misma y la elección del plan correcto a seguir. Pero también, no menos importante, parte del análisis de una posición, el juicio sobre las diversas perspectivas que tienen ambos contendientes para el futuro desarrollo del juego.

 

estrategia-ajedrez

 

En el diagrama 5 la posición de los peones es simétrica. Tarde o temprano habrá un cambio de piezas mayores en la columna de la dama (d), quedando, entre las piezas menores, alfiles de distinto color que actuarán como elemento de equilibrio.

Ningún bando tiene, por el momento, un plan convincente que pueda ofrecerles oportunidades de obtener alguna ventaja significativa.

Si descartamos la posibilidad de “errores” y suponemos que los jugadores tienen un nivel de fuerza equilibrada, entonces podemos decir que las tablas serán el desenlace lógico de la partida. La posición es tan similar y equilibrada que no ofrece perspectivas para ningún bando.

Algo diferente ocurre en la posición del diagrama 6. Veamos:

 

estrategia-ajedrez

 

Pachman plantea que de acuerdo con los teóricos esta posición también es igual; pero está bien claro que no lo es en el mismo sentido que en el ejemplo del diagrama 5. Lejos de presentar características de tablas tiene el aspecto de una lucha violenta. Las blancas presentan ventaja en el flanco del rey, están preparando allí un fuerte ataque de peones y pretenden efectuar el enroque largo después de jugar Dd2.

Entretanto las negras, por su parte, plantean operar en la columna c (Tc8, Ac4 o Cc4), y después contraatacar en el flanco donde su oponente está enrocado. La experiencia demuestra que las posibilidades para ambos jugadores de realizar sus planes son prácticamente similares. El desenlace de la partida sólo podrá decidirse más tarde, y la victoria será del jugador que realice sus movimientos con mayor precisión y sea capaz de explotar con mayor provecho cualquier posible inexactitud de su adversario.

Entonces, como hemos visto, se tienen dos formas básicas de equilibrio:

  • Posiciones de tablas que no ofrecen ninguna posibilidad para un desarrollo activo y efectivo del plan.
  • Posiciones donde las mutuas perspectivas son iguales, pero el equilibrio está basado en elementos particulares que determinan el carácter de la posición.

 

Entonces, ¿cómo es que surge este equilibrio? Al comienzo de la partida, se sabe que las blancas tienen el derecho de realizar el primer movimiento y esto les da cierta ventaja de desarrollo y posiblemente también de espacio. Los teóricos presumieron y argumentaron en alguna ocasión sobre si la ventaja de ejecutar el primer movimiento era suficiente, jugando correctamente, para ganar, o si una partida jugada sin errores debía terminar en tablas.

Experiencias recientes han demostrado que la ventaja de la primera jugada no es tan grande como se había sospechado. Las negras pueden en general, neutralizar la iniciativa de las blancas dentro de los primeros diez o veinte movimientos.

Sobre este aspecto quiero referirme al autor John Watson, quien señala que en el último siglo las blancas mantuvieron un porcentaje ganador de 56%/44% y que recientemente cayó dicho porcentaje a 55%/45%.

Además agrega Watson, que algunos jugadores de clase mundial han obtenido resultados brillantes con las negras. Se dice que Boby Fisher comentó que su despegue ajedrecístico se produjo cuando se dio cuenta de las genuinas posibilidades ganadoras de las negras.

Por cierto, es difícil de creer que Kaspárov adopte con las negras sistemas tales como la India de Rey, Grünfeld y Defensas Sicilianas pensando: “por supuesto, estoy inferior al comenzar, de manera que aprovecharé algunas jugadas malas de mi rival para igualar”.

Más probablemente, él y otros jugadores de ataque ignoren la cuestión, pensando en términos de la naturaleza concreta del desequilibrio dinámico sobre el tablero, y buscando apoderarse de la iniciativa apenas sea posible.

Sin embargo, el primer movimiento tiene alguna importancia, ya que cualquier inexactitud, no importa lo pequeña que sea, por parte del segundo jugador durante la apertura, se traduce generalmente en una perturbación del equilibrio. Por otra parte, las blancas pueden apoderarse del mayor radio de acción y pueden, a menudo, elegir jugadas más débiles (quizás por motivos psicológicos), sin arriesgar un serio y desfavorable cambio en el equilibrio de la posición.

En la primera fase del juego las negras procuran obtener la igualdad, claro está, no pensando a la larga en conseguir un empate. Cuando el bando negro ha conseguido igualar la posición se ha producido un equilibrio. ¿Cómo puede éste ser perturbado? Casi siempre por un error de alguno de los contendientes; pero esto no significa solamente pérdida de material o clara desventaja posicional; un plan estratégico equivocado o una seria de pequeñas inexactitudes que a simple vista parecen insignificantes, pueden también provocar una perturbación del equilibrio. Esto es tratado a fondo en el libro del MI Héctor Leyva titulado “Ventajas Microscópicas”. Si pueden obtenerlo, se los recomiendo encarecidamente.

Ahora bien, Pachman aclara que cuando mantenemos la tesis de que aquel equilibrio sólo puede ser alterado debido al erro de los jugadores, no queremos decir que no podamos esforzarnos para lograr dicha perturbación. A fin de conseguir alguna ventaja debemos crear o provocar problemas tácticos y estratégicos que causen dificultades al adversario. Como me decía un Maestro Internacional, jugar y “obligar al rival a que se equivoque”, ya que a menudo, en posiciones claramente de tablas es posible encontrar una continuación que haga difícil al adversario el hallar el correcto plan estratégico a seguir, o inclusive que lo confunda y le haga cometer algún error táctico.

El equilibrio sin embargo, no puede ser alterado ventajosamente mediante un ataque repentino. Esto puede resultar perjudicial para quién lo provoca. Este es uno de los principios de Steinitz. 

Gracias por compartir y gracias por enlazar la página
Compartir en Facebook
Acepto vuestra política de privacidad
Consentimiento Expreso para el tratamiento de datos de carácter personal recabados por vía electrónica (leer consentimiento)

¡Suscríbete GRATIS a nuestro boletín diario!:

Búsqueda personalizada
Existen nuevos mensajes en las siguientes salas de chat:

      Recibe gratis alertas en tu navegador, sin configuraciones ni registros. Más info...
      [No me interesa] | [Me Interesa]



      ¿Dudas? ¿Preguntas? Plantéalas en el foro
      Suscríbete Gratis al Boletín

      Escribir la dirección de Email:

      Acepto vuestra política de privacidad
      Consentimiento Expreso para el tratamiento de datos de carácter personal recabados por vía electrónica (leer consentimiento)

      Delivered by FeedBurner

      Destacamos
      Cargando datos...
      Buenos Artículos Diarios

      Sigue a AulaFácil en:

      Ránking Mundial Certificados
      Banner AulaFácil

      Este es un producto de AulaFacil S.L. - © Copyright 2009
      B 82812322 Apartado de Correos 176. Las Rozas 28230. Madrid (ESPAÑA)