Contragambito Albin (D08). 1917

El Contragambito Albin con 2.... e5, es una de las variantes que se pueden utilizar contra el Gambito de dama. El Contragambito Albin plantea un interesante y sorpresivo contraataque contra el cual se debe estar preparado. Con un juego preciso el blanco debería lograr ventaja, aunque existen numerosas celadas, como la Celada Lasker que les presento a continuación en la partida de análisis.

 

Linse - Kjelberg

Malmoe, 1917

1.d4 d5 2.c4 e5?! Proponiendo el ¡¡Contragambito Albin!! Personalmente lo empleo en partidas rápidas y torneos cortos, por la sorpresa al contrincante, y por las posiciones incisivas a las que se arriba con esta apertura. El blanco es fiel al principio planteado por S. Tartakower, que “la mejor manera de refutar un gambito es aceptándolo”, así que juegan 3.dxe5 d4 4.e3? y este si es un error [Lo mejor era continuar con 4.Cf3!? Cc6 5.Cbd2, con posición interesante para ambos bandos] 4...Ab4+= con esta jugada la partida se iguala en estos momentos. Se continúa con 5.Ad2 dxe3! A esta continuación se le conoce como la “Celada Lasker”. La partida prosigue con 6.Da4+ [En la posición parecía más fuerte 6.fxe3!? Dh4+ 7.g3= que iguala las opciones] 6...Cc6 7.Axb4? un nuevo error [De hecho tampoco era útil jugar 7.fxe3? porque el negro mantiene la ventaja luego de 7...Dh4+ 8.Re2 Ag4+ (pero no 8...Dxc4+?!, ya que el blanco logra igualar las opciones luego de 9.Rf2 Dc5 10.Ab5 Axd2 11.Axc6+ bxc6 12.Cxd2=) 9.Cf3 Axd2 10.Cbxd2 0–0–0–+] 7...exf2+ 8.Rxf2 Y el blanco tiene un alfil de ventaja… pero, ¿será suficiente? La partida continúa con 8...Dh4+ (Ver Diagrama 17).

17

A costa de la pieza sacrificada, el negro arreciará un ataque que las blancas deben jugar de manera exacta, de lo contrario pueden caer en una red de mate. 9.Re3?? ¡Dicho y hecho! El blanco no acierta con la continuación correcta [Era necesario continuar 9.g3 Dd4+ 10.Re1 De4+ 11.Rf2 Dxh1 12.Ag2 Dxh2 13.Cf3, con ligera ventaja del negro, pero las opciones blancas todavía están vivas] El negro no brinda libertad al monarca blanco y le persigue con 9...Dd4+ 10.Rf3 [Tampoco salvaría la partida 10.Re2 porque el negro continuaría el ataque con 10...Dxb2+ 11.Ad2 Dxa1 12.Cc3 Ag4+ 13.Cf3–+, con ventaja decisiva negra] Las negras incluyen otra pieza en el ataque y juegan 10...Ag4+ 11.Rg3 Ch6 12.h3 [Tampoco ayudaría continuar 12.Dc2 porque el negro queda con ventaja decisiva luego de 12...Ad1 13.Cf3 Dg4+ 14.Rf2 Axc2 15.Ad2–+] Y ahora el rey blanco ya se encuentra en red de mate. Las negras rematan la partida así: 12...Cf5+ 13.Rh2 Df4+ 14.g3 Dxg3# Jaque mate(0–1). La posición final es toda una “lección”, ya que demuestra que el trabajo coordinado de las piezas es un secreto para el éxito en el tablero, y también, que al jugar de manera descoordinada nuestras piezas, seguramente nos llevará a la derrota.

Linse - Kjelberg
¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Guillermo Antonio Gutierrez Montoya

Candidato a Maestro, Entrenador Universitario de Ajedrez, Sub-Campeón Nacional de Ajedrez, Experto en Ajedrez Rápido

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame