Defensa Philidor

Variante I: 1.e4 e5 2.Cf3 d6 3.d4 Cd7 (Ver Diagrama 4).

Defensa Philidor (C41)

Variante I Cádiz, 2010

(Guillermo, Gutiérrez)

1.e4 e5 2.Cf3 d6 Este sistema de apertura se conoce desde el Siglo XVI, pero debe su fama al ajedrecista Philidor, quien la analizó a fondo y estimó que la mejor respuesta de las negras en ésta posición es la jugada 2...d6. Con todo, tal cosa aún no ha podido confirmarse, por más que los teóricos y analistas han intentado reforzar la defensa de las negras. De ésta defensa, el ex campeón del mundo, Alejandro Alekhine comenta: "He jugado reiteradamente la defensa Philidor, y he podido comprobar que no satisface del todo si las blancas juegan con lógica y fundamento". En la actualidad este sistema defensivo casi no se practica, ya que limita la capacidad de juego de las negras. 3.d4 (Si las blancas juegan 3.Ac4 las negras equilibran el juego así: 3...Ae6 4.Axe6 fxe6 5.d4 exd4 6.Cxd4 Dd7) 3...Cd7 (Ver Diagrama 4)

aperturas abiertas

A finales del siglo XIX Henem propuso este movimiento. 4.Ac4 c6! esta es la mejor continuación de que disponen las negras. Es un error intentar por ejemplo: 4...h6 5.dxe5 dxe5 6.Axf7+! Rxf7 7.Cxe5+ Rf6 8.Dd4 (Mejor es 8.Cc3! Rxe5 9.Dd5+ y el ataque se vuelve irresistible. 9...Rf6 10.Df5+ Re7 11.Cd5+ Rd6 12.Af4+ Rc6 13.De6+ Ad6 14.Cb4+ una tormenta de piezas blancas azota al monarca negro) 8...c5 9.Cxd7+ Re7 10.Dxc5+ Rxd7 11.Db5+ tras lo cual, las blancas han entregado una pieza menor por tres peones y el ataque.) 5.0–0 Además de ésta jugada, también se practican los movimientos Cc3 y a4 en una u otra sucesión, de los cuales el movimiento del peón de la torre se opone contra la jugada liberadora de las negras de b5. 5...Ae7 6.a4 Contraponiéndose al movimiento de las negras de b5. También se puede proseguir así: (6.Cc3 Cgf6 7.a4 por lo general los movimientos quinto, sexto y séptimo de las blancas suelen efectuarse en cualquier orden, lo cual no altera la línea estratégica de la apertura. ) 6...Cgf6 7.Cc3 Dc7 (El libro de aperturas Fritz11.ctg propone la siguiente continuación para las negras, en lugar del movimiento del texto: 7...0–0 8.Te1 a5 9.h3 exd4 10.Cxd4 Cc5 11.Af4 Db6 12.b3 Te8 13.Df3 Ccd7 14.Cf5 Ce5 15.Axe5 dxe5 16.Cxe7+ Txe7 17.Tad1 Ae6 18.Axe6 con ligera ventaja para las blancas.) 8.De2 impidiendo la combinación de Cxe yd4 de las negras. 8...0–0 ¿Deben las negras enrocar? De éste movimiento, Alejandro Alekhine comenta que el enroque excluye toda posibilidad de contraatacar, y en tal posición recomienda el siguiente esquema de desarrollo: h6-Cf8-g5 y Cg6, con lo cual las blancas ha de jugar precavidamente, ya que las maniobras de las negras en el flanco de rey pueden convertirse en un ataque contundente. Sin embargo, si las blancas juegan dxe, abren la columna "d" que, junto con la ventaja del desarrollo y la insegura posición del monarca negro, les ofrece posibilidades óptimas en la lucha que va a comenzar; lucha incisiva para uno y otro bando. 9.h3 h6 10.Ab3 Y aquí tenemos la posición crítica de la Variante Henem. Aunque carece de amplitud, la posición de las negras no tiene puntos vulnerables dignos de mención.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame