Lugar de la negociación

En relación con el lugar donde tendrán lugar las negociaciones caben tres posibilidades.

 

  • Negociar en nuestras oficinas
  • Negociar en sus oficinas
  • Negociar en terreno neutral

 

Cada una de estas opciones tiene algunas ventajas.

 

A.- Negociar en nuestras oficinas

 

Mayor tranquilidad emocional al sentirse uno en casa.

 

Se dispone de toda la información necesaria. Además, es fácil consultar con algún especialista de la empresa si fuera necesario.

 

Permite elegir la sala de reunión (tamaño, tipo de mesa, disposición de las personas, ....), seleccionando aquella que nos resulte más cómoda.

 

Permite disponer mejor de los tiempos: comienzo, pausas, almuerzo, café, reanudaciones (se puede utilizar en beneficio propio).

 

El actuar de anfitriones permite atender al interlocutor y ganarse su agradecimiento (recogerle en el aeropuerto, invitarle a almorzar, enseñarle unas modernas instalaciones, tener todo perfectamente organizado...).

 

B.- Negociar en sus oficinas

 

En este caso las ventajas señaladas en el punto anterior pasan a beneficiar a la otra parte. No obstante, también esta opción nos ofrece algunas ventajas.

 

Permite presionar a la otra parte para que haga las consultas necesarias y tome una decisión sobre la marcha.

 

Permite jugar con las interrupciones y ganar tiempo: con la excusa de que no se dispone allí de ciertos datos o de que hay que consultar con algún especialista de la empresa, se puede solicitar levantar la reunión y quedar en reanudarla más adelante.

 

C.- Terreno neutral

 

En este caso ambas partes se encuentran en igualdad de condiciones, por lo que ninguna de ellas se podrá sentir cohibida por negociar en terreno ajeno.

 

Puede ser, por ejemplo, en algún hotel de la ciudad (hay que verificar previamente que reúne las condiciones necesarias para celebrar este encuentro).

 

Se puede elegir una ciudad a medio camino entre las sedes de las dos compañías (se evita que una de ellas tenga que hacer todo el desplazamiento).

 

Un inconveniente de esta opción es que ninguno de ellos cuenta con los recursos que dispone en su oficina y que también podría poner al servicio del visitante.

 

Negociar en terreno neutral puede ser una manera adecuada de comenzar las negociaciones, especialmente cuando las partes no se conocen. No obstante, a medida que se vaya avanzando resultará probablemente más cómodo seguir negociando en una de las sedes.

 

Sala de reunión

 

Una vez decidida la sede donde tendrán lugar las negociaciones, hay que elegir una sala de reuniones apropiada.

 

Hay que buscar un entorno adecuado, confortable, que facilite la negociación.

 

Entre los aspectos que hay que cuidar:

 

  • Buena luz y temperatura agradable.
  • Acústica (que se oiga con claridad, sin ruidos incómodos).
  • Amplitud suficiente.
  • Colocación: que no haya privilegios en la distribución de las personas (no se puede situar a los miembros de un equipo en un lugar preferente y a los otros en los sitios peores).
  • Material de apoyo (proyector, ordenador, teléfonos, etc.).
  • Sala reservada: poner a disposición de los visitantes una sala privada por si necesitaran estar a solas para sus deliberaciones.

 

No debe comenzar la negociación mientras uno no se sienta plenamente cómodo con las condiciones del sitio.

 

Negociar exige una gran concentración por lo que uno no puede tener la mente distraída por culpa de la incomodidad del lugar.

 

No se puede admitir que el anfitrión disfrute de ciertas ventajas.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame