División del trabajo

En los primeros procesos productivos los trabajos fueron de tipo artesanal, es decir, que una persona realizaba toda o la mayor parte del proceso productivo hasta obtener el producto elaborado.

Al repartir las tareas en varios individuos que se especializaban en efectuar sólo una parte del proceso, comenzó a aumentar el rendimiento y la producción, permitiendo efectuar las tareas con mayor celeridad y eficacia.

Para que este reparto o división fuera más eficiente, se hizo necesario también coordinar las actividades, estableciendo las relaciones jerárquicas entre los distintos trabajadores, controlando a su vez el efectivo cumplimiento del plan de trabajo.

Al fraccionar el proceso productivo en partes coordinadas de manera tal que la resultante sea un producto o servicio que contemple las normas de calidad preestablecidas, se obtuvo un máximo de celeridad, reduciendo los costos, lo que contribuyó a permitir una mayor producción y bajar los costos.

 

Trabajo en equipo:

Un equipo es un conjunto de personas que tienen una finalidad compartida, que trabajan en forma coordinada, participando todos bajo la conducción de un líder que debe velar por el cumplimiento del objetivo común.

Cada miembro del equipo se ocupa de trabajar lo más eficientemente posible y de colaborar con los demás. El resultado final beneficia al conjunto, y por lo tanto, los esfuerzos de todos y cada uno están puesto en la obtención de los resultados.

Este tipo de trabajo reporta muchos beneficios para la empresa:

a- Facilita el desarrollo de nuevas ideas.

b- Cada integrante del equipo podrá ir cumpliendo variadas funciones gracias al aprendizaje que se realiza a partir de la tarea conjunta.

c- Podrá asumir responsabilidades y delegarlas a través de un proceso de afirmación en la toma de decisiones.

 

Se pueden agregar también otros principios que hacen el trabajo más eficiente:

1. Las necesidades son el motor de la búsqueda de mejoras. Los miembros del equipo deben experimentarlas.

2. Imitar lo realizado por otros, intentando mejorarlo.

3. El grupo es el que marca el ritmo de la producción.

4. Si se conforman con hacer sólo lo que se pide y no se aspira a mejores resultados, se cae en la mediocridad.

5. Cierto margen de insatisfacción es el impulsor del progreso.

6. El equipo como tal tiene que tener la flexibilidad suficiente como para variar planes y decidir, aún en ausencia del líder.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame