¿Sabías que consumir germinados nos llena de vida?

En  varios países  sobre todo  en  los países  asiáticos,  hay mucha tradición en el consumo de los brotes de soja  y otras  semillas germinadas en la dieta.

 

Últimamente hay   un  aumento en el  consumo  de  germinados  dentro de las ensaladas,  aderezos,  guisos  y  otros.

Pero es importante que saber  que  incluir  germinados  nos  aumentará  el valor nutritivo  de lo que consumimos.

 

Los germinados  son un concentrado  de sustancias generadoras de salud, tienen  más elevado su concentración de nutrientes que si los consumiéramos  en harinas u otras formas.

 

El contenido proteico de las semillas es insuperable y proporcionan más vitaminas, minerales, enzimas, clorofilas,  aminoácidos, oligoelementos que otros alimentos;  ayudándonos a equilibrar las carencias de la alimentación.

 

Las semillas ideales para germinar son  los cereales o leguminosas.

 

Cuando germinan se convierten en alimentos de fácil absorción,  porque liberan todos los nutrientes encapsulados y  por lo tanto mejoran el valor nutricional de la semilla y consumimos el germinado de la futura planta o fruto. 

 

Debemos tener la certeza que son alimentos vivos y esto es lo que aumenta el valor nutricional  y se mantiene intacto hasta que se consume.

Otra  ventaja  es  que  es  un alimento predigerido,   quiere decir que  es  un alimento muy  digerible,  adecuado para los estómagos  delicados.

 

La enorme ventaja  es que los germinados  los podemos cultivar nosotros/as en casa.   Son muy económicos  y  tenemos la seguridad de consumir un alimento que no ha sido adulterado, ni rociado con insecticidas o agroquímicos.   Se aconseja que se busquen semillas de buena calidad biológica, para que germinen sin problema.

 

Lo que ocurre cuando germinan  las  semillas  es lo siguiente[1]:  

  • El almidón de la semilla se convierte en azucares simples, decreciendo el índice  glucémico.
  • Las proteínas se convierten en ácidos grasos.
  • Las sales se multiplican.
  • Aumentan las vitaminas.
  • Se sintetiza clorofila, lo que le confiere a los germinados un gran poder antioxidante.

 

Brotes. Salud Aulafacil.com

 

Nuestro médico nos aconseja  incluir los germinados,  por  los nutrientes complejos de las semillas,  que se transforman en nutrientes simples y son fácilmente asimilables por nuestro organismo.

El consumo de  estos germinados,  nos ofrece  un concentrado de  enzimas que  ayuda  al metabolismo  a regenerar el torrente sanguíneo y los procesos digestivos.

 

En la actualidad las dietas suelen  tener carencias de  vitaminas básicas y el  consumo  de germinados, será un medio excelente para complementar  la carencia de nutrientes y sobre todo con una excelente calidad.

 

Nos aconseja  tener en cuenta que las semillas solanáceas,  es decir tomate, pimiento, berenjena, patata y otras  resultan tóxicas para  germinar.

 

 No todas las semillas germinadas son comestibles. Nuestro médico nos aconseja, siempre consultar al nutricionista. Y en caso de contraindicación médica  eliminarlos de la dieta.

 

Las semillas ideales para germinar son las oleaginosas, los cereales, legumbres, otras como alfalfa, rábano, col, brócoli, albahaca, etc.

 

A continuación  cuadro sobre el tiempo de  remojo.[2]

 

Tipo de semillas

Tiempo de remojo

Tiempo de germinación en tarro.

OLEAGINOSAS

Girasol, Calabaza, Sésamo

Almendra

Avellana

Nuez

Piñón, anacardo/semilla de marañón

Lino

6-8 horas

24 a 48 horas

24 horas

6-8 horas

2-6 horas

Mínimo 1 hora

1 día.

1 día.

Se puede usar tras el tiempo de remojo.

Se puede usar tras el tiempo de remojo

Se puede usar tras el tiempo de remojo

Se puede consumir.

CEREALES

Trigo, centeno, avena, mijo, quinoa, kamut

Trigo sarraceno

Espelta

8-10 horas

30 minutos

24 horas

1-2 días.

1-2 días.

1-2 días.

LEGUMBRES.

Garbanzos, lentejas, judías mungo, judías azuki

Guisantes

8-12 horas

6-8 horas

2-4 días.

Se puede consumir tras remojar.

OTRAS

Alfalfa, rábano, col, brócoli

6-8 horas

4-6 días.

 

Hay muchas formas de hacer  germinados en la tierra, pero te explicaremos una forma sencilla para hacerlos desde casa.

Los cultivos hidropónicos o en tarros de vidrio.

Para germinar necesitaremos cosas muy fáciles de conseguir:

1- Un tarro/cuenco de vidrio.

2-Tela mosquitera.

3-Una goma elástica y agua filtrada.

También hay en el mercado germinadores, pero de no encontrarlos, puedes hacerlo de forma casera.  

Te explicamos a continuación:

 

1- Ponemos las semillas a germinar en el tarro o cuenco de vidrio.

2- Se pone el doble de agua, de la cantidad   de semillas.

3- Dejamos en reposo las semillas, basándonos en la tabla anterior de remojo.

4- Tapamos el cuenco con la tela mosquitera y sujetamos con la goma elástica.

5- Escurrimos las semillas varias veces e inclinamos el cuenco unos 45º grados. Esto nos ayudará a que no se amontonen las semillas. 

6- Dejamos nuestro cuenco/tarro con las semillas en un lugar fresco y alejado de la luz directa. 

7- Cada día hay que enjuagar  nuestra semillas. Debemos  quitar el exceso de agua  para evitar que se pudran.

Nos basamos en la tabla de germinar. 

Cuando germinen hay que consumirlos.

Te mostramos un vídeo de la elaboración de germinados:

https://www.youtube.com/watch?v=wi7BMgC3mVM

 


[1] Fernandez Odile, Mis recetas anticancer, Alimentación y vida anticáncer. Ediciones Urano. 2013 Junio; 332-334

[2] Cuadro obtenido  en la siguiente fuente: Fernandez Odile, Mis recetas anticancer, Alimentación y vida anticáncer. Ediciones Urano. 2013 Junio; 333 -334

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Jose Luis Durán

Profesor Titular de Comercialización e Investigación de Mercados de la Universidad de Cádiz. España.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame