que Dios fue juzgado por crímenes contra la humanidad

Tras el triunfo en Rusia de la Revolución de 1917, se trató de acabar con numerosos elementos que recordasen a la época anterior, y en esta espiral de acabar con todo, se intentó incluso eliminar la religión de la sociedad.

El método elegido fue el de confiscar bienes eclesiásticos, quemar conventos, etc… e incluso se trató de llegar mucho más allá llevando a cabo un juicio contra Dios.

La acusación provenía de Anatoli Lunacharsky, comisario de instrucción pública, que sería también presidente del tribunal popular encargado de emitir un veredicto.

 

l

Lunacharsky.

 

Se le acusaba de crímenes contra la humanidad y de genocidio, llevándose a cabo tal juicio (como si de un acusado normal se tratara) el 16 de enero de 1918.

Se dispuso una Biblia en el banquillo de los acusados (representando a Dios) y la defensa y la acusación empezaron a hacer su trabajo; de un lado, la defensa pedía la absolución del acusado por “trastornos o demencia” y de otro, la acusación pedía su condena por los hechos ya relatados.

Tras varias horas de juicio se emitió finalmente un veredicto, que no fue otro que encontrar al acusado culpable de los cargos que se le imputaban, siendo condenado a muerte.

La sentencia se ejecutó al día siguiente, a las 6:30 de la mañana,  mediante el disparo de varias ráfagas de fusil al cielo por parte de un pelotón constituido para tal efecto.

Años después, una vez pasó la fiebre “revolucionaria”, algunos de los implicados en el juicio (entre los que podemos citar al propio Lunacharsky) reconocerán el “exceso” que llevaron a cabo con tal “juicio”.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame