la curiosa historia del edicto que amenazaba a Dios en caso de no llover

En el siglo XIX, tal fue la sequía que azotó a la localidad de “Las Castañas” (México) que el alcalde decidió tomar cartas en el asunto, una vez que los rezos, procesiones, etc... que se hicieron para que lloviese resultaron infructuosas (no como en otros lugares de la geografía mexicana, que al cabo de realizar diversas plegarias , replicar de campanas, etc... acababa lloviendo).

No se le ocurrió mejor forma que publicar un edicto amenazando gravemente los intereses de la iglesia, que decía más o menos lo siguiente:

Considerando que el Supremo Hacedor no se ha portado bien con este pueblo una vez que en todo el año anterior tan solo ha caído un aguacero y que en este invierno no ha llovido y, por consecuencia, se ha perdido la cosecha de castañas de la que depende el pueblo, decreto lo siguiente:
1) Que si dentro de ocho días no lloviese abundantemente nadie irá a misa ni rezará.
2) Si la sequía durase ocho días más serán quemadas las capillas y destruidos los misales y rosarios del pueblo.
3) Si tampoco lloviese la semana siguiente ni la posterior se procederá a la quema de frailes y monjas, y al apaleamiento de beatas y santurrones. En cuanto al presente, se concede licencia para cometer todas clase de pecados y para que así el Supremo Hacedor sepa y entienda de una vez con quién va a tener que vérselas en lo sucesivo
”.

Parece ser que tal edicto surtió efecto y llovió, por lo que afortunadamente no se tuvieron que lamentar daños ni heridos, y no sabemos que hubiese pasado si la climatología hubiese continuado de la misma manera.

 

s

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame