el origen taurino de la expresión "no ir ni el Tato"

Cuando a ciertas reuniones o actos no asiste nadie, se suele usar la expresión “no ha ido ni el Tato”… pero, ¿quién era el Tato?

Pues Antonio Sánchez “El Tato” fue un conocido matador de toros del siglo XIX que se caracterizó por figurar en casi todos los carteles taurinos de la época, ganándose el cariño del público, pero nunca destacando entre las figuras del momento.

Parecía que no existía corrida de toros en la que “El Tato” no estuviese presente, hasta que a principios de Junio de 1869 un toro de nombre “Peregrino” le corneó y produjo una herida en una pierna que a posteriori se infectó y provocó su amputación.

Aun así, trató de seguir toreando con una pierna ortopédica, probando fortuna en 1871, aunque finalmente tuvo que retirarse.

Por lo tanto, debido a lo intensa de su actividad surge dicha expresión que llega hasta nuestros días.

 

t

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame