el origen del reloj de pulsera

El reloj de pulsera tal y como lo conocemos actualmente surge de una manera cuanto menos curiosa.

Resulta que en 1901 el aviador y pionero brasileño Santos-Dumont, que estaba afincado en París (Francia), compite en una carrera de dirigibles en la capital gala.

La carrera llamada “Premio Deutsch de la Merthe” ofrecía un suculento premio al primer piloto que saliendo del parque de Saint Cloud regresase al punto de partida tras girar en la Torre Eiffel... en menos de 30 minutos; una hazaña nada desdeñable si tenemos en cuenta la juventud de la aviación en la época.

Pues Santos-Dumont lo logró, aunque no lo supo hasta un tiempo después, ya que el resultado se daría a conocer en una cena de gala a celebrarse esa misma noche, pues el control del dirigible le impedía consultar su reloj de bolsillo.

Santos, que era amigo de Cartier le contó esta anécdota nada más encontrarse con él en el restaurante y conocer que había sido ganador del premio, a lo que éste le dijo que no se preocupase, que eso no volvería a suceder; creando para su aventurero amigo un modelo de reloj que se pudiese agarrar a la muñeca y consultar de una manera mucho más cómoda que los de bolsillo; modelo que no tardaría en ser todo un éxito de ventas.

 

rdps

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame