el origen de "truco o trato"

En la actualidad son los niños (y no tan niños) los que van de casa en casa al grito de “truco o trato” para recibir golosinas y caramelos.

Pero esta tradición tiene 3 posibles orígenes que nada o casi nada tienen que ver con el actual:

La primera de ella nos lleva de nuevo a la figura de Jack, ese malvado borracho del que hablamos en el “¿Sabías que…?” de ayer y que figura como posible origen de las linternas de calabaza tan típicas en esta fecha.

Pues bien, como vimos, el pobre de Jack fue condenado a vagar por las tinieblas el resto de sus días, pero en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre se le permitía regresar al mundo de los vivos.

Jack parece que no aprendió nada nuevo en este tiempo de deambular y se dedicaría a ir de casa en casa pidiendo “truco o trato”; evidentemente siempre será mejor hacer un trato con un espectro que arriesgarnos a que nos haga un truco, especialmente los de este personaje, que iban desde prender fuego a tu casa hasta maldecirte para el resto de tus días.

halloween

 

La segunda versión es la que nos lleva hasta el Siglo XVI-XVII, cuando los protestantes perseguían a los católicos.

Ante tal persecución y a modo de venganza estos últimos iban a atentar contra el monarca en el Parlamento, pero la detención de Guy Fawkes (uno de los cabecillas del atentado) y las torturas a las que le sometieron hizo que no llegara a término.

Para celebrar este hecho y a modo de burla, los protestantes se ponían máscaras y acudían a casa de los católicos exigiendo “truco o trato”, recibiendo cerveza y algo de comida a cambio del trato.

También hay fuentes que señalan que esta noche era la elegida por niños y vagabundos para pasar por las casas a recoger unos dulces típicos llamados "dulces de almas", a cambio de los cuales rezarían por el alma de los fallecidos de la familia que les dió el pastel, para que así, si se encontraban en el purgatorio, pudieran salir de allí.

El último origen nos lleva hasta Escocia, donde parece ser que hubo un juego parecido que hacían los niños, en el que recibían dinero o alimentos a cambio de haber cantado, recitado un poema o demostrado cualquier habilidad ante la puerta de algún amable vecino.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame