el origen de las gafas de sol

Las gafas de sol son para muchos un complemento indispensable a la hora de salir de casa.

Su origen se remonta al siglo XII, en China, donde se aprendieron diversas técnicas para ahumar cristales de cuarzo que servían no para protegerse del sol y sus molestos rayos, sino para ocultar los ojos de los personajes que las vestían.

Por este motivo se puso “de moda” entre los jueces, que las empezaron a utilizar para no dar pistas sobre sus veredictos en los juicios en los que actuaban.

De aquí pasamos al siglo XVIII, cuando James Ayscough tintó por primera vez unos cristales de gafas... para tratar de hacer frente a la fotosensibilidad que padecían los enfermos de sífilis; por ello coloreó los cristales con colores azulados y verdosos.

Y ya llegamos a la primera mitad del siglo XX, cuando el ejército de Estados Unidos solicitó a una marca de gafas que trataran de hacer unas gafas que protegieran a los pilotos de aviación de los peligrosos y molestos rayos solares en las alturas, para evitar así posibles accidentes; surgiendo las primera gafas de sol modernas, las Ray-Ban.

 

gds

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame