el origen de la expresión "mandar al carajo" a alguien

Cuando mandamos al carajo a alguien, estamos diciéndole de una manera vulgar que nos deje tranquilo, que pare de molestar y se marche.

El carajo (además de la connotación sexual) era un cestillo o canastilla pequeña que se situaba en lo más alto del palo mayor de las embarcaciones, desde la que el vigía divisaba peligros, naves o tierra firme.

Era un lugar poco deseado por lo incómoda de la ubicación (lugar alto, estrecho, inestable y que se balanceaba mucho), pero principalmente por el mareo que generaba en los que allí estaban.

Para el capitán era por tanto un lugar socorrido para mandar a aquellos marineros que no cumplían con sus obligaciones o que cometían infracciones y debían ser castigados por ello, por lo que los mandaba al carajo y se olvidaba de ellos por un rato, además de que el castigado solía regresar mucho más dócil y diligente.

 

carajo

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame