el origen de la expresión "Irse por los cerros de Úbeda"

Úbeda es una bella localidad de la provincia de Jaén (España) que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Allí, alrededor del año 1233 tuvo lugar un enfrentamiento bélico entre los almohades y los cristianos que querían tomar la ciudad.

Con tal intención, cuenta la leyenda que Alvar Fañez (alias “El Mozo”) fue enviado por su superior a un cerro cercano a hacer labores de vigilancia previas al ataque que iban a realizar sobre la ciudad.

El ataque se llevó a cabo, pero no se tenían noticias del citado Alvar, del que no se supo sino hasta que éste había terminado.

Ante esta ausencia, fue preguntado por la causa de la misma una vez que se presentó ante su superior, a lo que adujo que se había perdido por los cerros… algo impensable debido a la poca extensión de los mismos (algunas fuentes citan que se enamoró de una joven musulmana, otras que fue el miedo ante lo que se avecinaba lo que le hizo permanecer escondido).

El caso es que ahí nació la citada expresión, usada en un principio para referirnos a la falta de valentía, y evolucionando su significado hasta el actual, cuando la usamos para hacer referencia a que alguien está dando “rodeos” a una explicación o similar para evitar contar lo que le está siendo requerido.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame