el origen de la expresión "Haber gato encerrado"

Cuando decimos que “hay gato encerrado”, nos referimos a que hay algo oculto o escondido, alguna causa o razón que no sabemos o que no nos quieren contar por algún motivo y que nos hace sospechar.

Pues el origen se remonta hasta el Siglo de Oro español, donde a las bolsas en las que se solía llevar las monedas se les comenzó a llamar “gato”, al parecer por estar hechas con la piel del felino.

Cuando los ladrones observaban a los viandantes para buscar una víctima con dinero solían decir “ahí hay gato encerrado” cuando divisaban a alguien que llevaba oculto entre sus ropajes lo que parecía ser un “gato” lleno de monedas, yendo acto seguido a tratar de robárselo.

De aquí fue derivando hasta el uso que actualmente se le da, y que no tiene nada que ver ni con felinos ni con monedas.

 

gencerrado

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame