el origen de la expresión "estar sin blanca"

Utilizamos la expresión “estar sin blanca” para indicar que no tenemos dinero en un momento determinado.

Pues bien, el origen de esta expresión podemos remontarlo a 1386, cuando Juan I de Castilla crea una moneda de vellón (aleación de cobre y plata) que se llamará “Blanca del Agnus Dei” con motivo del pago de una deuda contraída con el Duque de Lancaster (en realidad, un pago para que el duque renunciara a sus derechos sobre el trono de Castilla a cambio de 465.000 doblas).

b

Blanca de Agnus Dei.

Fuente: www.identificacion-numismatica.com

 

Esta moneda tenía en principio un valor de 1 maravedí, pero se ira rápidamente devaluando debido a su mala aleación, pasando en menos de un año a 0,60 maravedís, y así continuamente.

Seguirá acuñándose y devaluándose, hasta el punto de que se eliminará la plata de su composición y sólo se hará de cobre, con lo que su valor será casi insignificante.

Cervantes en su obra “La gitanilla” (que abre sus “Novelas ejemplares”) escribió:

Echó mano a la faldriquera la señora Tenienta, y halló que no tenía blanca”.

Sebastián de Covarrubias en su magnífica obra “Tesoro de la lengua castellana o española”, publicada en 1611, ya hace referencia a las diferentes acepciones de la “blanca”en su folio 97v de la siguiente manera:

Moneda menuda (…) no aver blanca, no tener dinero. No valer una blanca, valer poco. Pagar blanca a blanca, muy poco a poco(….)”.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame