el origen de la expresión "dar la matraca"

Decimos que alguien “da la matraca” cuando es realmente insoportable y muy pesado o molesto, insistiendo en repetir la misma historia infinidad de veces; importunándonos y causándonos un tremendo hastío o cansancio.

La matraca no es otra cosa que una rueda formada por unas tablas fijas en forma de aspa, en cuyos huecos (entre aspa y aspa) se cuelgan unos martilletes, de manera que al girar el instrumento produce un ruido estruendoso, molesto e insoportable.

Era usado (en algunas localidades todavía sigue siéndolo) en Semana Santa sustituyendo a los toques de campana, bien para despertar a la población para los maitines o para indicar que se debía guardar silencio.

Eran fijas y algunas tenían un gran tamaño, aunque también se hacían versiones móviles de tamaño menor y un asa del que agarrarla para hacerla girar y que sonase.

 

m

Imagen: Ecelan.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame