el origen de la expresión "a ojo de buen cubero"

Cuando usamos la expresión “a ojo de buen cubero” nos referimos a que algo se hace de una forma aproximada, sin una medición exacta, tanteando.

Pues el origen es bien sencillo y tiene de protagonistas a los artesanos que fabricaban cubas tiempo atrás.

Las cubas eran unos recipientes que se usaban para contener todo tipo de líquidos (agua, vino, etc…) y que servían también como unidad de medida, pero para su fabricación no existían las técnicas actuales de medición para saber exactamente la capacidad de dichos recipientes; por lo que los cuberos debían hacerlas “a ojo”, utilizando a partes iguales su intuición y su experiencia.

Tratarían de hacer todas las cubas de la capacidad indicada, pero evidentemente no todas tendrían la cabida o volumen deseado, y ni mucho menos serían iguales las unas a las otras.

 joijbhlj

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame