Doctor, doctor, creo que me voy a morir...

En la madrugada llovía torrencialmente y hacía un frío del carajo. A las dos de la mañana suena el teléfono en casa del médico.

-Dígame, pregunta el doctor.

-Doctor, dijo la voz del paciente, ¡Venga enseguida! ¡Creo que voy a morir!

El médico se vistió rapidamente, salió a la calle y caminó 5 Km hasta la casa del paciente.

Llegó, lo examinó con detenimiento y le preguntó seguidamente:

-¿Ha hecho ya testamento?

-No doctor, respondió pálido el paciente.

-¡Hágalo enseguida! ¡Llame inmediatamente al notario! ¿Tiene parientes?

-Sí. doctor.

-¡Llámelos inmediatamente! Usted cree en Dios, ¿verdad?

-Sí, doctor.

-Haga venir inmediatamente a un sacerdote.

-Pero doctor, ¿quiere decir entonces que estoy a punto de morir, que estoy muy grave?

-Claro que no, estalló el médico, ¡Usted está perfectamente bien y tiene vida para largo! Lo único que me molesta es ser el único imbécil que tiene que dejar la cama a las dos de la mañana, en una noche como esta, para venir hasta su casa.

humor

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame