AulaFacil.com: CLICK AQUÍ para aprender cientos de cursos gratis
AulaFácil GRATIS curso de Macroeconomía
      


 

34ª CLASE
El paro y las políticas macroeconómicas

35ª CLASE
Inflación (I)

36ª CLASE
Inflación (II)

37ª CLASE
Ciclos económicos

 

 

Leccion 33

Paridad del poder adquisitivo

 

La teoría de la "Paridad del Poder Adquisitivo" afirma que los tipos de cambio entre las diversas monedas deben ser tales que permita que una moneda tenga el mismo poder adquisitivo en cualquier parte del mundo.

Si con 1.000 dólares se puede comprar un televisor en Estados Unidos, con esos mismos 1.000 dólares se debería poder comprar también en España, en Japón, o en Timor Oriental.

El arbitraje internacional es el que garantiza que esta ley se cumpla:

El arbitraje internacional es una operatoria seguida por numerosos inversores y especuladores que vigilan los mercados internacional en busca de "gangas": diferencias de precio entre dos mercados que permita comprar barato en un sitio y al mismo tiempo vender caro en otro, obteniendo un beneficio sin correr ningún riesgo.

Si la paridad del poder adquisitivo no se cumple, esto permite a los arbitrajistas realizar sus operaciones de compra-venta, y esta misma operatoria hace que el tipo de cambio se mueva hasta que se vuelve a cumplir la ley de la paridad.

Veamos un ejemplo:

Supongamos que el tipo de cambio Yen/$ es 100 (con un dólar se pueden comprar 100 yenes) y que un mismo automóvil cuesta en Estados Unidos 10.000 dólares y en Japón 900.000 yenes.

El precio de este automóvil en el mercado japonés (convertido a dólares) sería de 9.000 dólares, lo que haría que los vendedores americanos de automóviles importasen este coche de Japón y lo vendiesen en su país, ganando 1.000 dólares simplemente por la diferencia de precio.

Esto originará una fuerte demanda de yenes por parte de las empresas importadoras americanas, que hará que éste se aprecie. El tipo de cambio de equilibrio se alcanza cuando el precio expresado en dólares fuese el mismo en ambos mercados.

900.000 yenes / Tipo de cambio = 10.000 $

Luego, el tipo de cambio de equilibrio = 900.000 / 10.000 = 90 Yenes/$

Con este nuevo cambio el precio de este coche (expresado en dólares) sería igual en Japón que en Estados Unidos (10.000 dólares).

Como los niveles de precio varían en los países con distinta intensidad, el tipo de cambio nominal (aquel que todos conocemos y que no depura el efecto de los precios) se tendrá que ir ajustando para recoger estas diferencias de precio y permitir que se siga cumpliendo la paridad.

Este ajuste del tipo de cambio nominal permitirá que el tipo de cambio real (depurado el efecto de los precios) permanezca constante, manteniéndose la paridad del poder adquisitivo.

Continuamos con el ejemplo anterior:

Partimos del tipo de cambio de equilibrio (90 yenes/$). Transcurre un año y los precios en Estados Unidos suben un 5% y en Japón un 10% (si consideramos los precios de ambos países en base 100 al principio del ejemplo, transcurrido este año este índice será 105 en Estados Unidos y 110 en Japón).

Teniendo en cuenta la inflación, el precio de este automóvil será ahora de 10.500 dólares en el mercado americano y de 990.000 yenes en el mercado japonés.

El nuevo tipo de cambio nominal para que se siga cumpliendo la paridad del poder adquisitivo:

990.000 yenes / Tipo de cambio = 10.500 $

Luego, nuevo tipo de cambio de equilibrio = 990.000 / 10.500 = 94,28 Yenes/$

El tipo de cambio del yen respecto al dólar se habrá depreciado para compensar el mayor crecimiento de sus precios.

La variación del tipo de cambio nominal responde a la siguiente fórmula:

Tcr = Tc * (Pext / Pint)

Donde:

"Tcr": Tipo de cambio real

"Tc": tipo de cambio nominal

"Pext" nivel de precios en el extranjero

"Pint ": nivel de precios en el país

Vamos a aplicar esta fórmula al ejemplo que estamos viendo:

Tc = 90 * 110 / 105 = 94,28

En la vida real la teoría de la paridad del poder adquisitivo se ha mostrado válida en términos generales, pero determinados factores dificultan que se cumpla con mayor precisión:

Servicios difícilmente comercializables: un corte de pelo puede ser más caro en Madrid que en París, sin que los arbitrajistas pueden hacer nada (salvo venirse a Madrid y cortarse la melena).

Otros bienes si se pueden comercializar pero sus costes de transporte son tan elevados que impiden el arbitraje: un ladrillo puede ser más caro en Francia que en España pero el coste de transporte probablemente supere la diferencia de precios.

 

 


Lección anterior

Próxima clase

 




Haz AulaFácil tu página de inicio             Envía esta página a un amigo

Envíanos un comentario       Página de Inicio       Contáctanos       ¿Quiénes somos?
Este es un producto de AulaFacil S.L. - © Copyright 2000
 
AulaFacil.com: CLICK AQUÍ para aprender cientos de cursos gratis