Lección 6ª

 


 

 

 

 

 

 

 

 

LECCIÓN 6: LAS MODALIDADES O ENFOQUES DE SISTEMATIZACION.

 

Para Oscar Jara (1994), un dilema tiene que ver con escoger el enfoque o las modalidades con las que vamos a hacer una sistematización.  Este es otro dilema complejo, pues existe una enorme variedad de posibilidades, no hay una sola manera de hacer sistematización de experiencias.

 

En la convocatoria de este evento se hablaba de cuatro posibilidades:

  • Desde los actores, en forma participativa.
  • Sistematización formal al concluir la experiencia.
  • Una sistematización que se hace sobre la marcha.
  • Una sistematización con miras al mercado.

 

Sin embargo, Jara aclara que no podríamos usar estas categorías como el único criterio de clasificación, porque hay modalidades que combinarían varios de ellos y hay, seguramente, muchas otras posibilidades más:  regular o irregularmente, una sola experiencia o varias a la vez, en función de crear una nueva estrategia o para mejorar la existente, etc., etc.

 

Este dilema sólo lo podemos enfrentar con una gran capacidad creadora y no esperando ninguna receta: significa que tenemos que tomar opciones ante una gran variedad de modalidades posibles.  La única “receta” es que la modalidad depende de las circunstancias, el tipo de institución, el objetivo específico que queremos alcanzar, el tipo de experiencia que queremos sistematizar, el nivel de participación de los diferentes actores involucrados, etc.  Se trata, pues, de tomar opciones y de impulsar un estilo propio de sistematizar adecuado a las condiciones reales.

 

El autor Alfredo Ghiso (1992) hace una diferenciación entre las distintas propuestas de sistematización. Establece que “si reconocemos que existen diversidad de sujetos y por consiguiente de lógicas y racionalidades, culturas y discursos que mueven a la reflexión y expresión del saber construido en relación a  las prácticas, podemos, entonces,  suponer que existen  diferentes respaldos epistemológicos.

 

Estos podrían ser:

 

  • Enfoque histórico - dialéctico: En el que las experiencias hacen parte de una práctica social e histórica general e igualmente dinámica,  compleja y contradictoria que pueden ser leídas y comprendidas, de manera dialéctica entendiéndolas como una unidad rica y contradictoria, plena de elementos constitutivos que se hallan en movimiento propio y constante. Estas prácticas están en relación con otras similares  en contextos que permite explicarlas.

 

  • Enfoque dialógico e  interactivo: En el que las experiencias son entendidas como espacios de interacción, comunicación y de relación; pudiendo ser leídas desde el lenguaje que se habla y en las relaciones sociales que se establecen en estos contextos. Tiene importancia, en este enfoque el construir conocimiento a partir de los referentes externos e internos  que permiten tematizar  las áreas problemáticas expresadas en los procesos conversacionales  que se dan en toda práctica social. Las claves son: reconocer toda acción como un espacio dialógico,  relacionar diálogo y contexto, o sea introducir el problema del poder y de los dispositivos comunicativos de control,  reconociendo en las diferentes situaciones los elementos que organizan, coordinan y condicionan la interacción.  En sistematizaciones desarrolladas desde esta perspectiva suelen utilizarse, también categorías como : unidades de contexto, núcleos temáticos,  perspectivas del actor, categorías de actor, unidades de sentido, mediaciones cognitivas y estructurales.

 

 

  • Enfoque hermenéutico:  Aquí se pone en consideración la necesidad de entender a los actores de los proyectos socioculturales  y educativos en el desarrollo de razones prácticas  reflexivas, mediante una serie de procesos que permiten hacer explícitos y ponen en claro: intencionalidades, predisposiciones, hipótesis, sentidos y valoraciones que subyacen en la acción. Es,  desde este enfoque, que la sistematización se entiende como una labor interpretativa de todos los que participaron, develando los juegos de sentido y las  dinámicas que permiten reconstruir las relaciones que se dan entre los actores , los saberes y los procesos de legitimidad, esto es dar cuenta de la densidad cultural de la experiencia.  Desde este enfoque se afirma: "sistematizamos experiencias, esto es interpretaciones de un acontecimiento, desde el espesor sociocultural de cada uno de los participantes".

 

  • Enfoque de la reflexividad y la construcción de la experiencia humana:  Estos enfoques asumen la implícita epistemología de la practica, basada en la observación y el análisis de los problemas que no tienen cabida en el cuerpo teórico aprendido o aplicado. La sistematización está vinculada aquí a la resolución de problemas  permitiendo hacer frente a los nuevos desafíos que les presenta el contexto. La sistematización busca entonces recuperar el saber tácito, que está implícito en las pautas de acción, en la percepción del problema que se  afrontó. Se reconoce y valora el saber, los juicios y destrezas que están invisibilizadas en la acción. En este tipo de procesos se descubre que,  al recuperar y reflexionar la  experiencia, el sujeto se reconoce observando, hablando y actuando y esto le permite el deslinde de la experiencia de su lógica de explicación, en el mismo acto de comprenderla y explicarla.

 

  • Enfoque deconstructivo:   Desde este enfoque podría entenderse la sistematización como una intervención que permite entrar en la voz, en la autoconciencia de lo institucional, en los imaginarios y en aquellos campos donde existen formas institucionalizadas de ejercicio del poder.  Es un oír las márgenes de la maquinaria institucional, sospechando de todo aquello que se afirma que está funcionando bien. Se construye conocimiento al reconocer  las huellas que deja la acción y los orígenes de la misma, ya que éstos nunca desaparecen. Desde esta perspectiva la condición epistemológica es la  de la incertidumbre  que  propicia a lo largo  del proceso de sistematización la generación de preguntas que  colocan a los actores en la posibilidad de abandonar lo que se es, para colocarse en un horizonte de construcción de lo que puede ser”.