Lección 1ª

 

 

 

 

 

 
  1. INDICE
  1. Consideraciones generales acerca del niño con Síndrome de Down.

 

  1. Definición del Síndrome de Down.
  1. Características físicas o morfologías de las personas con Síndrome de Down.

 

  1. Posibles causas del Síndrome de Down.
    1. Teorías sobre su etiología.

 

    1. Otras Teorías sobre su etiología.
  1. Aspectos cognitivos en los sujetos con Síndrome de Down.

 

    1. Procesos cognitivos básicos.
  1. El lenguaje y la comunicación en sujetos con Síndrome de Down.

 

    1. La comunicación prelingüistica en sujetos con Síndrome de Down.
  1. La estimulación.

 

    1. La estimulación precoz del desarrollo en el niño con Síndrome de Down.
    2. La importancia del Desarrollo motriz en el niño.
    1. El desarrollo sensoriomotriz en los niños con Síndrome de Down.

 

  1. Las escuelas de Educación Especial y la Integración escolar.
    1. Las escuelas de Educación Especial.

 

    1. La Integración escolar.
  1. Enseñanza- Aprendizaje del niño trisómico- 21.

 

  1.  Conclusión.
  1.  Anexo.

 

  1.  Bibliografía.

 

 

1. CONSIDERACIONES GENERALES A CERCA DEL NIÑO CON SINDROME DE DOWN.

En la historia  sobre el Síndrome Down podemos constatar que,  a medida que se ha ido profundizando en este síndrome,  ha ido desechándose  la idea del niño mongólico como el niño “idiota”, portador  de estigmas, separado de la sociedad y sin capacidad para aprender,  pasando  a considerarse a la persona con síndrome de Down como aquel individuo con una configuración cognitiva diferente y característica que, con una educación adecuada, podrá convertirse en un ser autónomo.

            En  realidad  la línea de pensamiento  seguida por  Melero (1983),  nos gusta y nos convence en gran parte, aunque no sin detectar por ello una serie de lagunas. Ellos ven  a estas personas como otro tipo de seres  humanos, con una constitución física y mental característicamente diferenciada, que los distingue de los demás niños que llamamos “normales”. 

            Lo importante es tener en cuenta que todo niño, con síndrome de Down o sin él, es una persona individual, cuyo desarrollo de su personalidad y de su ser físico y mental, dependerá de los factores genéticos hereditarios y de las influencias culturales y ambientales que, unidas, distinguen a toda persona de cualquier otra.

            Todos los factores mencionados van a componer un potencial con el que contamos los educadores para hacer que el aprendizaje sea lo más efectivo posible,  ya que nada se puede hacer para cambiar el hecho de un niño nacido trisómico-21 a nivel médico, pero mucho se puede hacer para mejorar a estos sujetos a fin de que puedan ser más capaces de ser ellos mismos, tanto física como emocional o intelectualmente.

            Lo cierto es que con respecto al concepto de deficiente mental, los niños trisómicos-21 no deben ser considerados como subnormales, sino como un ser diferente, ya que al hablar de subnormal en este caso,   además de realizarse una imprecisión del término,  da  automáticamente una carga negativa a la persona con dicho síndrome.  Por eso lo mejor sería utilizar la anomalía que padezca: parálisis cerebral, síndrome de Down….o en su defecto el término genérico diferente.