Lección 15ª: Los Mercados de Factores Productivos


Los Mercados de Factores Productivos

La producción de un bien (o la prestación de un servicio) requiere el empleo de determinados recursos.

Los recursos principales son la mano de obra, el capital y el terreno.

Capital incluye maquinarias, infraestructuras, edificios, etc., es decir todo aquel elemento del inmovilizado de la empresa fabricado por el hombre, y que como tal se utiliza en el proceso productivo.

Cuando una empresa necesita algún factor de producción acude a sus respectivos mercados a adquirirlo.

En cada uno de estos mercados de factores productivos existe una oferta y una demanda que determinan un punto de equilibrio (punto de corte de ambas curvas). Estos mercados tienen funcionamientos similares por lo que nos fijaremos tan sólo en uno de ellos, el de la mano de obra.

En este análisis vamos a suponer que tanto los mercados de los diferentes factores como el de los productos que elabora la empresa son perfectamente competitivos.

Mano de obra

Este factor productivo tiene un precio en el mercado que es el salario.

Cuando una empresa estudia contratar mano de obra realiza un estudio comparativo del benéfico que el empleado le puede generar frente al coste que le va a suponer.

Este beneficio se puede obtener acudiendo a la función de producción:

La función de producción relaciona la producción obtenida con el volumen empleado de un determinado factor productivo (el resto de factores permanece constante).

La pendiente de esta curva representa el incremento de producción que se obtiene al incrementar el factor productivo en una unidad.

La pendiente de esta curva es decreciente debido a la ley de rendimientos decrecientes.

A medida que se van incorporando nuevos trabajadores el incremento de la producción que se obtiene es cada vez menor.

Por tanto, el valor de la producción que aporta un trabajador adicional será cada vez menor.

El primer trabajador aportará más que el segundo, el segundo más que el tercero, y así sucesivamente.

La empresa contratará siempre y cuando el valor que genera el nuevo trabajador sea mayor que el salario que le tiene que pagar.

La empresa contratará hasta el punto de corte de la línea de salario y de la curva del valor aportado por el nuevo trabajador (punto de equilibrio).

A la izquierda de dicho punto le conviene seguir contratando ya que el valor que aporta cada nuevo trabajador es superior a su salario.

A la derecha de dicho punto ocurre justo lo contrario: el salario del trabajador es mayor que el valor de la producción que genera.

El nivel de producción que la empresa obtiene contratando el volumen de factores productivo que determina ese punto de corte coincide con el que determina el punto de equilibrio del mercado competitivo (punto de corte del ingreso marginal y del coste marginal).

Vamos a considerar a efectos de simplificar que la mano de obra es el único factor productivo que utiliza una empresa.

En el punto A del gráfico anterior se cumple que:

Valor de la producción marginal = Salario

Sustituyendo el "Valor de la producción marginal" por su formula obtenemos:

Precio * Volumen de producción marginal = Salario

Pasando el término "Volumen de producción marginal" al otro lado de la ecuación:

Precio = Salario / Volumen de producción marginal

La parte de la derecha de la ecuación equivale al coste marginal, coste incurrido cuando se incrementa la producción en una unidad (estamos considerando que el salario es el único coste).

Por tanto:

Precio = Coste marginal

Que es precisamente la igualdad que se cumple en el punto de equilibrio.

La igualdad anterior pone de manifiesto la relación que existe entre el mercado de factores y la función de oferta de una empresa:

La empresa contrata factores de producción hasta que el valor de la producción adicional es igual al coste del factor. Este nivel de producción coincide con el punto en el que el ingreso marginal es igual al coste marginal.

Existe una relación directa entre el producto marginal decreciente de los factores productivos y el coste marginal creciente de la función de producción.

Equilibrio en el mercado de trabajo

Cualquier movimiento en la oferta o demanda de un factor alterará su precio de equilibrio.

Un desplazamiento de la oferta o de la demanda de trabajo afectará por tanto al salario de equilibrio.

Esta variación del salario modificará a su vez la cantidad de este factor demandada por la empresa.

La empresa demanda mano de obra hasta que el salario es igual al valor del producto marginal.

Por lo tanto, si el salario varía también ha de variar el valor del producto marginal ya que en el punto de equilibrio del mercado de factores ambas variables deben coincidir.

Veamos un ejemplo:

La curva de oferta de trabajo se desplaza hacia la derecha por la fuerte inmigración. El nuevo punto de equilibrio implica mayor cantidad de mano de obra contratada y sueldo más bajo.

Al aumentar la mano de obra disminuye el producto marginal (Ley de rendimientos decrecientes) lo que implica un menor valor del producto marginal.

Salario y valor del producto marginal se cortan en un nuevo punto en el que ambas variables han disminuido.

Otro ejemplo:

La curva de demanda de trabajo se desplaza hacia la derecha (por ejemplo, la fuerte demanda de ordenadores obliga a esta industria a contratar más mano de obra).

El desplazamiento hacia la derecha de la curva de demanda hace aumentar el salario de equilibrio.

Paralelamente la demanda de ordenadores hace subir sus precios, por lo que el valor del producto marginal de un trabajador adicional también aumenta.

Interrelación entre los factores de producción

La productividad de cada factor va a depender del volumen disponible de los demás factores.

Por ejemplo, la productividad de un trabajador del campo esta relacionada con la mayor o menor disponibilidad de maquinaria.

Variaciones en la cantidad disponible de un factor (desplazamiento de su punto de equilibrio por movimientos de la oferta o de la demanda) afectará al precio de dicho factor pero también al precio de todos los demás factores.

Ya que el precio de cada factor va a depender de su productividad y ésta guarda relación con la disponibilidad de los otros factores.

Por ejemplo, si aumenta la mano de obra disponible para el campo esto hará variar su salario, pero al mismo tiempo esta mayor disponibilidad de mano de obra hará aumentar la productividad de las tierras por lo que también subirá el precio de este factor.