AulaFacil.com: CLICK AQUÍ para aprender cientos de cursos gratis
Emprendedores Cursos GRATIS Aulafacil.com
 
Emprendedores por Naturaleza. Lección 2ª

 

 

 

 

 

   

LECCION 2:

EL SER HUMANO: EMPRENDEDOR POR NATURALEZA.

 

El autor Pedro Flores se plantea la siguiente interrogante: ¿El emprendedor nace o se hace? . Pregunta planteada desde hace mucho tiempo y que cuya respuesta definitiva aún continúa en debate.

Algunos autores establecen que el emprendedor nace, otros dicen que se forma en el transcurso de la vida. bien, aquí una explicación del autor Pedro Flores: "existe sólo una respuesta a esta interrogante: el ser humano es emprendedor por naturaleza. Las personas están dotadas de habilidades o capacidades para iniciar acciones o actividades que le signifiquen mantener su vida, desarrollarse y alcanzar niveles de mayor bienestar. Estas habilidades constituyen un patrimonio o herencia propio de la especie, mediante las cuales el hombre ha desarrollado la sociedad humana, con todos sus defectos y virtudes.

Desde el momento del nacimiento, más aun, desde su concepción, el ser humano hace un esfuerzo por alcanzar satisfactores que están disponibles en el entorno, que le reporten la satisfacción de una necesidad. Por supuesto, es la madre y la familia los agentes casi exclusivos que le brindan ese logro y le permiten sobrevivir en sus primeros años de vida.

Este esfuerzo es decir, movilizarse por el satisfactor, es un costo implícito para conseguir un nivel de satisfacción o un equilibrio con el medio, tanto para el individuo como para quienes se vinculan con él y se lo proveen.

El ser humano es parte de la red de la vida y su vida depende de vivir en red y esta se mantiene en base a esfuerzos recíprocos.

Es así, como en la medida que el niño crece va desarrollando y desplegando sus distintas capacidades como por ejemplo las físicas, intelectuales, emocionales, etc., y adquiere además, nuevos conocimientos y técnicas del entorno en su relación con otras personas, como aprender a escribir, leer, etc. En la medida que avanza en su crecimiento requiere nuevos satisfactores para responder a otros requerimientos, propios de su madurez; tener un grupo de amigos, recrearse, etc.

Con su incorporación al colegio el niño va fortaleciendo, adquiriendo y desarrollando su lenguaje oral y escrito, conductas para trabajar con otros, método lógico para encontrar respuestas a sus inquietudes, etc. Es en esta instancia además, que tiene la oportunidad de ampliar su círculo afectivo y social interrelacionándose y vinculándose con otros adultos y niños.

Estas experiencias básicas, vida familiar y de la escuela, de alguna manera incidirán en el desenvolvimiento del adolescente y posterior adulto en la sociedad. En efecto, un niño que haya tenido un hogar basado en el afecto, con normas claras y consistentes y un ambiente de constante estimulación y refuerzo para enfrentar desafíos, se formará con una alta autoestima y afecto por sí mismo, ingredientes que le darán el valor para enfrentar con mayor seguridad los requerimientos propios para su progreso individual y social tales como; rendimiento académico, establecimiento de vínculos afectivos sanos y estables, incorporación positiva al mundo laboral, etc.

Esta aptitud emocional (o inteligencia emocional como la denomina Daniel Goleman, es la capacidad para sentir efecto por sí mismo, expresar emociones en forma adecuada y establecer fuertes vínculos con otros) juega un rol preponderante en su comportamiento, por encima del papel de la familia y el entorno socioeconómico, y que puede ser decisivo para determinar en qué medida un niño o un adolescente ha sido perjudicado por esas dificultades, o si ha logrado hallar un núcleo de resistencia y capacidad de recuperación para sobrevivir a ellas.

Afortunadamente los estudios de largo plazo de cientos de niños crecidos en medio de la pobreza, en familias abusivas o con un padre que padece una severa enfermedad mental, mostraron que aquellos pueden recuperarse a pesar de enfrentarse a las más penosas dificultades, puesto que tienden a compartir las claves de su aptitud emocional . Estas incluyen:

Una sociabilidad ganadora que atrae a los demás, confianza en ellos mismos, una actitud persistente y optimista ante el fracaso y la frustración, la habilidad de recuperarse rápidamente tras un revés, y una personalidad fácil de llevar.

También existe una amplia mayoría de niños que enfrentan dificultades sin contar con esas ventajas. Por supuesto, estas aptitudes son innatas, una fortuna genética, y aunque no todos las tengan en un alto nivel, se puede entrenar a cualquier niño o persona a mejorar sus aptitudes entrenando conductas determinadas.

Estamos de acuerdo que no todos los adultos han contado con una familia y hogar estimulador y afectivo, que lo haya dotado en sus primeros años de vida de oportunidades y herramientas que le permitan contar con un bagaje eficaz para abordar los desafíos del mundo moderno: el cambio, la incertidumbre.

Sin embargo, enfrentados a la posibilidad de emprender una actividad por cuenta y riesgo propio, se puede optar por hacerlo sólo e ir aprendiendo de la propia experiencia o invertir tiempo en aprender cuales son estos comportamientos para practicarlos en forma metódica y lograr mayor éxito en nuestros proyectos, minimizando así los costos económicos y el esfuerzo personal que requiere esta empresa.

Gracias a la tecnología de la era de la computación e internet, las llamadas NTIC's las personas pueden contar con una importante herramienta de capacitación, tutoría y acompañamiento a distancia, el que en alguna medida será un significativo soporte para desenvolverse en el mundo empresarial, sin desconocer que la relación personal, el afecto y compañía no serán sustituida por la tecnología.

¿Cuáles son las características naturales del emprendedor y cómo desarrollarlas?.

P. Flores dice que estas son las primeras preguntas que debemos responder en el mundo de los emprendedores, con el propósito de que el individuo pueda tener un nueva mirada, más profunda e integral de su ser y del entorno, mediante la cual irá descubriendo el maravilloso mundo interior que posee y como este puede desplegarse en el medio, aprendiendo algunas técnicas que refuercen hábitos para tener un comportamiento eficaz.

Los invitamos a aprender a hacerse nuevas preguntas y a dialogar sobre sus sueños, proyectos y realidades posibles, las que en la medida que se compartan pueden construirse junto a otros, aprovechando este curso y los recursos que pone a disposición.

A continuación les presento una conversación entre el Padre Rico y su hijo retomada del libro "Padre Rico, Padre Pobre" de Robert T. Kiyosaki, para reflexionar:

Mi padre dejó a un lado su periódico. "¿Por qué quieres hacerte rico, hijo?"

Porque hoy la mamá de Jimmy apareció conduciendo su nuevo Cadillac, y ellos se fueron a pasar el fin de semana a su casa en la playa.

El invitó a tres amigos, pero Mike y yo no fuimos invitados. Y nos dijo que no que no nos invitaban porque éramos 'niños pobres'.

Corría el año 1956. Yo tenía 9 años. Por algún giro del destino, asistía a la misma escuela pública a la cual la gente adinerada enviaba a sus niños.

Mi padre bajó el periódico.

"Bien, hijo", comenzó lentamente. "Si quieres ser rico, tienes que aprender a hacer dinero"

"¿Y cómo hago dinero?" pregunté. "Bueno, usa la cabeza hijo"

Espero que tras la lectura de éste curso, le orientemos adecuadamente, para que organice bien sus ideas y como lo dice la historia antes mencionada, "use bien su cabeza. aprovechando todo su potencial emprendedor".

 

 
     
 

 

AulaFacil.com: CLICK AQUÍ para aprender cientos de cursos gratis