El temor al público

Una de las cosas que más nos preocupan al momento de tener que hablar en público es el enfrentarnos al auditorio, saber que vamos a estar expuestos a las miradas de quizá dos, diez, cincuenta, o más personas; que cada una de ellas nos mirará fijamente, esperando que nos equivoquemos en algo, o queriendo ponernos una trampa al preguntarnos algo que probablemente no sepamos la respuesta, o quizá esperan que nos caigamos al caminar, o que no podamos mirarlos si ellos a la vez nos miran fijamente a los ojos, o piensan que nos van a intimidar y que entonces buscaremos la forma de escondernos detrás de un escritorio o que con nuestro cabello cubriremos nuestro rostro para pensar que no somos observados.

A todo esto se le llama miedo al ridículo, miedo a quedar expuestos ante la gente, miedo a ser criticados.

Esta es una reacción muy natural, asì es que no hay de que asustarnos, no somos los únicos, de hecho la mayoría de las personas sufren de pánico escénico, los conferenciantes, los docentes, e inclusive los actores.

Pero qué hacen para solucionarlo, porque gran parte de sus actividades son frente a un auditorio, ya sea en una sala de conferencias, en un salón de clases, en un teatro o en una audición.

Paso número uno, perder el miedo al ridículo, todos tememos ser criticados o hacer el ridículo, y mientras más lo pensamos, más miedo nos da. 

Lo primero que debemos hacer es respirar profundamente, esto nos permitirá tomar conciencia de nuestro cuerpo y tomar conciencia de nuestro objetivo a cumplir.

Establecer de manera consciente y por escrito el objetivo de nuestra platica permitirá que podamos elaborar un plan estratégico de acción.

Te recomiendo que elabores una tabla donde expongas el objetivo, las necesidades que tienes para llevar acabo tu exposición, y que detalles cada recurso material que ocuparás, así como los tiempos que debes establecer para cada tema o subtema o inclusive, si harás alguna dinámica con el público, en ocasiones también se ofrece una sesión de preguntas, y debes calcular los tiempos para esta acción.

La elaboración y uso de un acordeón es elemental para mantener la seguridad y el dominio del tema. Si recuerdas cuando acudías a la escuela y tenías un examen y realizabas un acordeón, recordarás también que a veces ni siquiera lo ocupábamos, pues  como lo repetíamos varias veces, hasta que quedaba lo suficientemente pequeño como para que pasará desapercibido por nuestros profesores, llegaba el punto en que ya no lo necesitábamos para el examen, pues recordábamos todo lo escrito, pues lo repetimos tantas veces, que lo memorizamos. Asì es que, te recomiendo que hagas lo mismo con tu tema a exponer y verás que te sentirás más seguro.

Además, claro que puedes llevar tu acordeón a tu conferencia o plática, no tienes que estarle diciendo a todo el mundo que traes acordeón, eso solo lo sabes tu, y para que tu imagen sea profesional, redáctalo a manera de guión, o cuadro mental, y guárdalo en una tableta o en tu laptop, así podrás tenerlo sobre una mesa o llevarlo en la mano, y esto te ayudará a que des un vistazo cuando sientas que se te olvida algo, o que estas perdiéndote en el tema, además, el tener un objeto en las manos que puedas manipular te permite sentir mayor tranquilidad. Un elemento importante es el factor sorpresa, no olvides que, aunque todo el auditorio sepa el tema, solo tú sabes lo que vas a decir sobre él, y cómo lo vas a decir, así es que, si te equivocas al mencionar algo, no lo hagas evidente, porque nadie se dará cuenta a menos que tú se lo digas, así es que solo continua hablando. Si el auditorio se da cuenta que te equivocaste, porque tú se lo digas, lo único que vas a lograr es ponerte más nervioso, evidenciar tu nerviosismo y, entonces, serás presa de tus nervios y del auditorio.

Recuerda, el que está al frente tiene el control, tú tienes el control del auditorio, no al revés, ellos van a escucharte y asumirán lo que tú les digas, siempre que conozcas y prepares el tema y siempre y cuando te vean seguro. 

Paso dos, seguramente sabremos con anticipación cuándo y dónde tendremos que hablar en público, así es que lo más recomendable es conocer el espacio donde se llevará a cabo la plática, esta acción nos permitirá ubicar los trazos que podemos realizar al caminar en el foro, si el piso está parejo, si es de madera, si está despostillado, si hay escaleras o alfombra. El conocer el espacio nos permite medir nuestros movimientos, y esto nos dará mayor seguridad, pues podremos, inclusive, ensayar.

El ensayo es importante porque nos da la dimensión tanto del foro como de nuestra voz, nuestra expresión corporal, la iluminación, las butacas, la distancia entre el público y nosotros; caminar por cada rincón nos familiariza con los espacios y, ciertamente, el estar familiarizado nos da muchísima seguridad.

Es importante que ensayes con el equipo tanto de sonido como de iluminación que se utilizará el día de tu plática. 

¿Qué debemos hacer cuando uno de los espectadores nos empieza a cuestionar durante nuestra plática? Dentro de nuestra planeación debemos tomar en cuenta un tiempo establecido al termino de nuestra exposición para contestar preguntas y, antes de iniciar la exposición, hay que hacérselo saber al público para evitar que nos estén interrumpiendo, si aún así alguien nos interrumpe con una pregunta, es importante responderle, no con la respuesta que él solicita, sino recordándole que el espacio para preguntas es al final de la plática, con esta actitud, fomentamos la educación en una conferencia, el orden y nos permite organizar nuestras posibles respuestas, además de que el publico se da cuenta de que dominas y estableces el orden en el escenario, y  te da seguridad de que no te estarán bombardeando durante tu plática.

Cuando detectamos que alguien esta distraido, se está durmiendo, platica, o se ríe durante nuestra exposición, debemos, si el espacio nos lo permite, acercarnos a esa persona y levantar un poco la voz, o dirigirnos directamente a él, no solo con la mirada, sino con algún comentario que le dé a entender que si no pone atención será blanco de las miradas, y a nadie le gusta exhibirse asimismo en público. JAMÁS debemos agredir ni exhibir a nadie directamente, siempre debe haber un trato respetuoso.

Es muy importante romper el hielo, las técnicas más recomendadas son, primeramente, ubicar el perfil de los escuchas, para poder identificar de manera general cómo son en su vida cotidiana, su comportamiento, su estilo de vida, es decir, las características de los asistentes. Esto nos permite utilizar ejemplos cotidianos que ellos puedan identificar y asociar con lo que les explicas, así comprenderán mejor el tema. El sentido del humor ayuda mucho, hacer reir un poco a las personas también ayuda a relajar el ambiente, y tú te sientes menos tenso, inclusive usar momentos de tu vida para ejemplificar sirve muchísimo.

Hay personas que, en el tiempo designado a preguntas, les encanta llamar la atención, haciéndose notar como sabelotodo, o tratando de contradecir tus conocimientos, en esos casos, lo mejor es darles un espacio para que puedan hablar y desahogar su necesidad de ser escuchados y ser vistos; hay diferentes personalidades en el auditorio, esto implica que debemos usar un poco de psicología para no caer en provocaciones o en ridiculizaciones, no debes ofenderte, demostrar enojo es contraproducente, hay que ser muy observador y analizar la expresión de las personas para deducir qué es realmente lo que quieren, quizá solo ampliar su conocimiento a través de interrogantes que nos hacen saber, quizá quieren demostrar que ellos también saben mucho sobre el tema, y en ese caso hay que darles un espacio para exponer sus ideas, o simplemente son personas negativas y buscan boicotear al conferenciante, en esos casos mejor dedícales un espacio y hazles saber que su punto de vista es muy interesante y digno de análisis. 

La experiencia te permite, poco a poco, utilizar los momentos o las intervenciones de las personas a tu favor.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

RUANDA NADEZLEDA LEYVA NOVELO

Licenciada en Administración Educativa, Maestra en Artes Escénicas

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame