Saber si estamos motivados

La importancia de motivarnos

La motivación es el impulsor para alcanzar objetivos vitales en la vida, y proviene del interior de cada uno de nosotros. Depende de cada persona. Y sucede en cualquier ámbito de la vida donde se generan las relaciones interpersonales o más específicamente, en las laborales. Obviamente, en una organización las máximas autoridades deben abonar o estimular la motivación de sus empleados, pero si ellos dicen “no”, hasta ahí llega el esfuerzo.

El que es líder auténtico lo sabe y en consecuencia, la fomenta. De hecho, el papel del líder consiste en promover y facilitarla, de ahí que a juicio de Stephen Covey(2), la forma más elevada de motivación humana es la confianza. En consecuencia, si se brinda trata dignamente a los demás, les otorgamos confianza y ese es un estímulo para que la confianza propia, en ellos, se fortalezca. Sin embargo, la confianza inicia en uno mismo,  es por eso que es importante la siguiente frase: Rompe el molde de tu vida, crea uno propio.

Sin esperar elogios para creer en uno mismo, debemos realizar esfuerzos constantes en la búsqueda de lo que anhelamos. Y sentirnos diferentes. La motivación es así un círculo que se codea con la satisfacción por el esfuerzo logrado. Es un impulso personal (subjetivo) que nos lanza a la acción, en pro de lograr la satisfacción individual o en sociedad, para alcanzar una meta o un objetivo.

Presentación 7

Una carretera al cielo

Hace muchos años, Alejandro Dumas Padre, escribió al final de su grandiosa novela “El Conde de Montecristo” las siguientes palabras: “La sabiduría humana se encierra toda ella en estas dos palabras, confiar y esperar”. 

¿Confiar en quién?, obviamente en uno mismo; y se debe esperar, porque la paciencia es una de las mejores virtudes humanas. Si se trabaja con constancia sólo hay que esperar con el transcurrir del tiempo, sólo buenos resultados: el éxito. Aunque éste tarde en llegar, llegará y al llegar perdurará para siempre. Bien se sabe, que lo bueno, puede tardar en llegar, pero al final será lo que más va a perdurar y lo más se va a apreciar.

Para saber si estamos motivados sólo debemos respondernos a nosotros mismos estas tres preguntas:

  1. ¿Conozco lo que hago?
  2. ¿Me gusta lo que hago?
  3. ¿Sé lo que quiero?

 

A partir de un momento de reflexión consigo mismo, y de la sinceridad con que se responda, uno puede tomar las acciones correspondientes para potenciar su motivación.

En correspondencia, para que los que nos rodean tengan confianza en nosotros, tenemos primero que dar la pauta. Porque no se puede generar confianza si uno no demuestra que es confiable. Y en las empresas, la administración que consiste en “hacer a través de otros”, no se puede lograr si no se delega, y se delega en la persona en quien se confía porque ha demostrado que sabe hacer las cosas y lo que es más importante, nos ha demostrado que le gusta lo que hace.

El líder si no observa estas cualidades o características, trata de descubrirlas y/o de potenciarlas, y ello lo logra a través de programas sistemáticos de formación constantes, basados en una comunicación holista, desde todos los ángulos verticales y horizontales,  que derivan en compromisos fuertes y arraigados.

Presentación 8

¿Estamos motivados?

 


(2) En el libro: "Los siete hábitos de la gente altamente efectiva"

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Mauricio Alfredo Paz Manzano

Lic. en Admón. de Empresas

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame