El por qué de la motivación

Merecemos ser felices

Todas, absolutamente todas las personas, pasamos por situaciones o circunstancias adversas. Es común que enfrentemos peligros de toda índole, los cuales son asimilados o por el contrario, terminan por aprisionarnos dependiendo de nuestra madurez, que no es más que el grado de control que poseemos para adaptarnos a lo que acontece.

Alcanzar la madurez es un proceso. Deviene de la vida misma y de las relaciones con los demás y se pule de forma holista con pruebas y errores. Experimentando,  afirmando, negando, preguntando, guardando silencio, observando, dudando, celebrando. Con madurez se asimilan y superan los problemas. Sin  ella, los problemas terminan por vapulearnos y desdibujarnos.

Encontrar el camino, no suele ser fácil, por lo general sucede como en un pasaje del cuento “Alicia en el país de las maravillas(1)” cuando ella le pregunta al gato:

- “… Hacia dónde puedo ir, qué camino debo tomar y éste le contesta, ¿Hacia dónde quieres ir? Y ella le dice, ¡no sé!, luego el gato le reitera, entonces, cualquier camino te llevará...”

Esa es la encrucijada de la vida... ¡encontrar cada quien su camino!... ¡saber cómo encontrar nuestro sendero!...

Cuando los seres humanos, más guía y orientación necesitamos, resulta que terminamos dependiendo de nosotros mismos. Y ahí, en la interioridad de nuestra faceta humana, encontrar un motivo para seguir adelante es la clave de todo. Un motivo, la esencia de la motivación humana, y dado que el hombre es un ser social, debe comprenderse que dicho motivo se extiende, al camino que nos acerca más a los demás seres que nos rodean en la vida.

La palabra motivación proviene del vocablo latino “motio; motum” que significa movimiento. Por eso, un motivo es algo que empuja, y mueve a la acción. En suma, es el conjunto de elementos o condiciones que impulsan a los seres humanos a hacer algo, a la acción, que redunda en el logro de un objetivo o de una meta concreta.

Es todo un proceso de interacción del individuo con el entorno, y con los demás seres que le rodean; para reflejar el espíritu de entrega, voluntad y anhelo en pro de alcanzar, en ocasiones hasta lo inalcanzable, para soñar con lo irrealizable, y que el sólo hecho de intentarlo es suficiente para aspirar a la mejor de las satisfacciones internas y de las realizaciones humanas.

La génesis de la motivación recae en el descubrimiento de lo que nos gusta, aquello que nos hace sentir bien, satisfechos por el solo hecho de hacerlo. Cuando lo que se hace, gusta; las personas empiezan a distinguirse. Poco a poco la experticia les rodea y si insisten, puede llevarlas hacia límites insospechados.

Sin embargo, el gran propósito es sentir la vida, vivirla y compartirla a plenitud, porque esa es la gran realización del ser humano. Solo no se vive, ni se es feliz.  Y la felicidad también es un proceso, un medio que en cada momento nos hace sentir que vivimos al cien por ciento, por el esfuerzo constante del día a día, que nos realiza cada vez más. Y esa es la dicha trascendental que todas las personas debemos buscar siempre.

Diapositiva1

Motivación: ¿Por qué?

Sin motivación la persona vive su vida sin alicientes, solo por vivirla. No existe inquietud, la vida se pasa sin pena ni gloria. Se muere en vida. Luego el por qué motivarnos es importante, porque con motivación se vive la vida a plenitud, sabiendo que podemos ser alguien en la vida, podemos ser mejores personas que merecemos ser felices.

Presentación 2

¡Atrevete a vivir!

Toda persona puede ser alguien en la vida: mejor persona, mejor ser humano. De ahí que la motivación es el impulso que nos indica que podemos ser diferentes, distinguirnos, diferenciarnos, no para envilecernos, no para volvernos engreídos, egoístas o egocéntricas, sino para demostrarnos a nosotros mismos que podemos ser piezas para la construcción de un mundo diferente y mejor.

 


(1)  Charles Lutwidge Dodgson (1832 - 1898), más conocido por su seudónimo Lewis Carroll, fue un diácono anglicano., lógico, matemático, fotógrafo y escritor británico. Sus obras más conocidas son “Alicia en el país de las maravillas” y “Alicia a través del espejo”.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Mauricio Alfredo Paz Manzano

Lic. en Admón. de Empresas

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame