Consejos prácticos para motivarse y realizarse V

Consejo No. 5: “Enuncie su misión para alcanzar su visión de futuro”

La misión es el hacer cotidiano que nos acercará a la visión ilusionada. Se debe cumplir todos los días y marca la pauta del camino por recorrer, aun y cuando no se conozca. Como dice el verso de la canción de Serrat, “caminante no hay camino, se hace camino al andar”.

La misión con el paso del tiempo, permite alcanzar los objetivos de corto, mediano y largo plazo y en esa medida nos aproxima a la visión que deseamos alcanzar.

Las preguntas que debemos hacernos para enunciar nuestra misión son:

  • ¿Qué debemos hacer?
  • ¿Para quién lo debemos hacer?
  • ¿Cómo lo debemos hacer?
  • ¿Por qué lo debemos hacer?

La misión debe ser congruente con la visión. Es decir, al realizar nuestras acciones diarias debemos comprender que las realizamos, no solo por realizarlas sino porque con ellas, poco a poco, nos acercaremos a nuestro gran propósito de realización personal.

El qué indica la acción o las acciones medulares y concretas que se deben realizar en función de lo que queremos ser, hacer o tener en el futuro. Son acciones que se vuelven esenciales y delinean una imagen propia. Vivir realmente la vida es hacer lo que nos llena, apasiona y al final, es lo que nos delinea a borbollones de sensibilidad.

El para quién indica que nuestras acciones del día a día, se hacen no solo por nosotros mismos sino por otras personas. A quienes nos debemos, porque se vuelven el estímulo externo del esfuerzo mismo. Implica hacer algo para dejar un legado, como lo describe Stephen Covey en su libro: “El octavo hábito”.

El cómo indica pautas de conductas que se adquieren en la marcha, aun y cuando se definan desde el inicio, desde el primer paso. También se relaciona con los instrumentos, métodos, herramientas que se irán adquiriendo para potenciarnos a cumplir con los compromisos que nos propongamos para darle un latido a nuestras acciones cotidianas. Y para realizarlas se requiere alcanzar un nivel sostenible de disciplina, coraje, paciencia y perseverancia. Estas cualidades aparentemente difíciles de hacerlas nuestras, se vuelven muy accesibles cuando descubrimos que al hacerlas, vivimos y somos nosotros mismos.

El por qué indica el fundamento filosófico que le da sustento o razón de ser a las acciones cotidianas que se deben realizar para caminar el sendero que se irá construyendo. Para un escritor, puede ser lo que le dé respuestas para escribir; para un médico, las razones para curar; para un ingeniero, las ideas para crear (ingeniar).

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Mauricio Alfredo Paz Manzano

Lic. en Admón. de Empresas

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame