Consejos prácticos para motivarse y realizarse IV

Consejo No. 4: “Construya su visión de futuro”

La visión indica el gran sueño, su propósito de la vida. Y es lo que da el vibrar necesario para vivir. Es la luz en el horizonte para llegar a un destino soñado. Si carecemos de visión es como si caminamos con los ojos cerrados y de espaldas en una carretera oscura. Lo más seguro es que tropecemos y caigamos.

Visión de futuro

Visión de futuro

Para construir la visión, parta de tres preguntas:

  • ¿Qué soy?
  • ¿Qué tengo?
  • ¿Qué hago?

Y pregúntese, para su futuro:

  • ¿Qué quiere ser?
  • ¿Qué quiere tener?
  • ¿Qué quiere hacer?

Muchas veces no se puede explicar, porque es un sentimiento profundo que nos mueve a la acción. Es una aspiración, un pensar, un sentir, una pasión. La visión de su futuro lo es todo. Y es lo que induce a ser alguien, a tener algo y a hacer algo que nos sensibiliza y humaniza. Alcanzarla es dejar un legado, si no perdemos la norma de que somos seres sociales.

En una escena de la película: “Una propuesta indecente”, el personaje principal, siendo catedrático universitario, les muestra a sus alumnos, en una de sus clases, un ladrillo y les pregunta. ¿Qué es esto?, uno de sus alumnos le contesta que un ladrillo, otro que un arma… causando humor entre todos… Y él les expresa: “hasta un ladrillo común y corriente quiere ser algo más de lo que es y eso es lo que debemos sentir”… y les presenta diapositivas de grandes templos, edificios y monumentos…  La visión motiva, además de soñar, a actuar. A apoderarnos de un sentimiento que se convierte en pasión y eso es vivir.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Mauricio Alfredo Paz Manzano

Lic. en Admón. de Empresas

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame