Respiración ventral

Respira con el vientre

Ya llevamos una semana realizando las respiraciones que hemos aprendido en la lección anterior, ahora estamos preparados para hacer otro tipo de respiración que es muy parecida a la anterior, pero en este ejercicio de hoy tenemos que tratar de inflar el vientre en cada inspiración, y vaciarlo en cada expiración. Vamos a inspirar e hinchar el vientre como si fuera un globo, sin forzar, todo tiene que ser suave y hasta donde podamos, no os preocupéis de conseguirlo porque con la práctica todo llega, y tampoco conviene que nos quedemos sin aliento. Despacio, inspiramos suavemente, tratando de inflar el vientre, y expiramos, soltando el aire y dejando el vientre plano. Al estar acostumbrados a inspirar con la zona pectoral, con los pulmones, sobre todo a los hombres les resultará más complicado al principio, por eso no debemos forzarnos para nada, que poco a poco ya irá saliendo. Al igual que en el ejercicio anterior, lo único que vamos a hacer es inspirar y expirar suavemente, y observar nuestra respiración. Vamos a concentrarnos en nuestra respiración, en como el aire entra y sale por nuestra nariz. Vamos a inspirar y expirar sin hacer nada más. poniendo atención a nuestra respiración solamente, exactamente igual que en el anterior ejercicio. E igual que en el otro ejercicio, no tiene importancia si nuestro pensamiento divaga hacia otras cosas, volvemos a centrarnos en nuestra inhalación y exhalación y continuamos con ello. Vamos cerrando los ojos, y nos limitamos a inspirar y expirar. Ya no necesitaremos ponernos el cronómetro, pero podemos hacerlo al principio si nos resulta más cómodo. Pero esta práctica de hoy, nos interesaría hacerla durante el mismo tiempo al que hemos llegado a hacer el ejercicio anterior el último día, durante los mismos minutos. Por ejemplo, si el ejercicio de respiración anterior hemos conseguido hacerlo durante veinte minutos, pues empezar a realizar este ejercicio nuevo durante veinte minutos. Pero esto no significa que no podamos irlo haciendo poco a poco si lo preferimos así, como comenzamos el ejercicio anterior de respiración, e ir aumentando el tiempo. Lo hacemos como nos sintamos mejor, de eso se trata. Al igual que el ejercicio de respiración, podemos realizarlo una o dos veces al día, si es posible por la mañana antes de levantarnos y por la noche al irnos a acostar, pero si esto no fuera posible se puede realizar en cualquier otro momento. Lo ideal sería efectuarlo durante una semana, para irnos acostumbrando a ello y así también a aumentar nuestra capacidad de concentración, y si es posible, ir aumentando el tiempo de duración cada día, si hemos empezado con unos pocos minutos. Así que cada vez que lo hagamos iremos añadiendo unos minutos más.

curso 1

Respirando

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Liana Acero de la Cuesta

Trainer EFT, Formadora y terapeuta Reiki Usui, Experto hipnosis rápida, escritora y artista plástica.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame