Los mejores cursos GRATIS © AulaFacil.com
martes, 24 octubre 2017 español
Síguenos
Publica tu curso
¿Cómo Funciona AulaFácil?

Finanzas para ahorradores e inversores domésticos: Formación financiera desde el colegio

Algunas veces, según ha ido pasando el tiempo y viendo a mi hijo que está estudiando lo mismo que yo estudié en su momento, me he preguntado qué utilidad tiene en la vida cotidiana algunos conceptos que estudié en la infancia y en la adolescencia. La primera respuesta que me viene a la cabeza es que forman parte de mi cultura general y eso ya es importante. Pero dediqué horas y horas en matemáticas, por ejemplo, a derivar e integrar. En física, cinética y dinámica. En ciencias naturales, el aparato digestivo y circulatorio de los insectos. El literatura, leer a los clásicos. En filosofía, descubrir a los pensadores. En lengua e idiomas, lo obvio. En economía y finanzas…, es curioso, no recuerdo haber estudiado nada: la suma y la resta, quizás; o el porcentaje, en el mejor de los casos. Y, mira por dónde, las finanzas están presentes durante toda la vida del ser humano, ¿sin saberlo?

Por casualidad, ha llegado a mis manos un informe del Instituto de Estudios Financieros (IEF) donde muestra el escaso conocimiento que tienen de economía y finanzas los universitarios ajenos a estas materias. Fijaros, sólo un 10% de ellos saben diferenciar una cuenta corriente de un depósito. El 70% no sabe qué se necesita para contratar una hipoteca. No diferencian un préstamo de un crédito. Y no saben qué es un pagaré. Ante estos resultados, creo que hay que hacer algo por nuestros hijos para que puedan estar inmersos dentro de un plan de conocimientos de economía y que la educación financiera forme parte, como asignatura, en las aulas de la educación obligatoria aunque solo sea. Lo mejor del informe, a modo de moraleja, es que son conscientes de la total desinformación que poseen en economía pero muestran una buena predisposición a recibir toda la información que exista al respecto y que sean capaces de asumir y asimilar.

Niñas contando dinero. Murillo

Las normas básicas de economía forman parte, y así debe de ser, de nuestra vida cotidiana. Entonces ¿por qué no se dedica un poco de tiempo a la enseñanza de esta materia? Pues, siendo sinceros, da la impresión de que a ciertos sectores no les interesa que la sociedad tenga conocimientos, aunque mínimos, sobre finanzas. Siendo así, el terreno está abonado para que proliferen en la sociedad ejemplos de inversiones desastrosas como hemos, estamos y seguiremos viendo aprovechando la ignorancia financiera de los ciudadanos. El bienestar de un país tiene mucho que ver con la economía pero nos encontramos con la gran desgracia de que está regida por unos pocos, sin demasiados escrúpulos, que no les importa demasiado el que las decisiones que tomen pueden tener nefastas repercusiones entre los usuarios más desfavorecidos por no conocer las normas del juego de la inversión y el ahorro.

La gestión financiera es una materia muy reciente en la vida del individuo. Las clases medias se han ido poco a poco acercando a este mundo prácticamente desconocido con anterioridad encontrándose con una serie de productos, fruto de la ingeniería financiera, sumamente complicados y sofisticados. Comprendo que el sistema financiero cada vez está teniendo más adeptos y está adquiriendo una gran importancia entre todos nosotros pero lo más preocupante es que, hoy por hoy, buena parte de la información financiera viene por la vía de la banca. La escuela, como siempre, va unos años por detrás de los avances pero seguro que no tardará en hacerse eco de esta situación y veremos a nuestros hijos estudiando y participando de este pastel que no siempre es dulce.

No cabe duda que en un momento de nuestra vida nos encontraremos con las finanzas. Aparecerán, sin buscarlos, los depósitos, los fondos, los valores cotizados, la deuda pública, la renta fija, las preferentes, el interés fijo y variable, la hipoteca, la inflación, los planes de pensiones…, en fin, seguro que podría rellenar toda esta entrada enumerando productos y, al final, se me olvidaría alguno.

Entendiendo la problemática anterior ¿qué podemos hacer nosotros para que nuestros hijos no cometan los mismos errores? A mi modo de ver, lo primero, es poner en práctica aquello que nos inculcaron nuestros abuelos: “La doctrina sale de la cocina”. Los padres también debemos tomar parte activa en la formación de nuestros hijos, no solo los centros educativos tienen esa obligación. Por lo tanto, no está de sobra inculcarles a nuestros hijos algún tema financiero como el ahorro pues, con unas sencillas pautas, les ayudaremos a apreciar el valor del dinero y la utilidad del ahorro para luego poder explicarles que el dinero es capaz de trabajar para nosotros. Actuando así les haremos responsables de sus pequeñas (ínfimas) decisiones económicas que le vendrán como anillo al dedo para el resto de su vida. El informe que hablé al principio, también comenta que los jóvenes que reciben formación financiera básica son más propensos al ahorro y mucho más eficientes en su gestión que, al fin y al cabo, es lo que realmente interesa.

Las recomendaciones de los psicólogos, en temas financieros, también van enfocadas por este camino: el niño debe conocer el alcance del dinero; con él se pueden conseguir la mayoría de las cosas (no todo) para intentar que resurja en ellos el despertar financiero para que sean capaces de mantener (aunque solo sea en parte) el hábito del ahorro. La primera lección que estos profesionales indican es que la “paga” no es algo que viene del aire, tiene que existir la conciencia de que esa “paga” se les da por algún motivo (porque se lo ha ganado) independientemente de que los padres tengan la obligación legal de mantener a sus hijos y esa lección, debe de incluir también cómo conservar y gestionar por si mismo ese dinero. Recomiendan también la típica partida al Monopoly y las innumerables aplicaciones informáticas y móviles que les enseñan a ahorrar de forma divertida e intuitiva.

Esta bitácora, en su afán de mostrar los diferentes productos bancarios y financieros, también tiene un hueco para los más pequeños y es que, como no podía ser de otra forma, los bancos han ideado productos para ellos, no porque les interese realmente sino más bien porque son, para un futuro, posibles clientes que ya están integrados en sus redes y, no olvidemos, que no es muy habitual que los ciudadanos cambiemos de banco a no ser que sea por alguna que otra causa extrema.

Estos menores, si logran rendimientos, tienen la consideración irrevocable de contribuyentes del IRPF. Por lo tanto, cuidado a la hora de hacer la declaración de la renta pues, en ocasiones, puede salir el tiro por la culata si los padres deciden gestionar directamente el dinero de su hijo como si fuera suyo, utilizando productos que aporten generosos beneficios pues se puede perder el mínimo por descendiente a que tienen derecho los progenitores.

Listado de Publicaciones
Conoce al autor/a del blog:
Gracias por compartir y gracias por enlazar la página
Compartir en Facebook

¡Suscríbete GRATIS a nuestro boletín diario!:

Búsqueda personalizada
Existen nuevos mensajes en las siguientes salas de chat:

      Recibe gratis alertas en tu navegador, sin configuraciones ni registros. Más info...
      [Me Interesa] | [No me interesa]



      Suscríbete Gratis al Boletín

      Escribir la dirección de Email:

      Delivered by FeedBurner

      Destacamos
      Cargando datos...
      Buenos Artículos Diarios

      Sigue a AulaFácil en:

      Banner AulaFácil

      Este es un producto de AulaFacil S.L. - © Copyright 2009
      B 82812322 Apartado de Correos 176. Las Rozas 28230. Madrid (ESPAÑA)